Cuando vieron la luz las fotografías de Karelys y Cayetano Rivera en Londres, algunos contertulios aseguraron que los espectadores se llevarían las manos a la cabeza cuando descubrieran quién era la persona que estaba tras ellas. Y así ha sido. La revista SEMANA ha revelado este miércoles en exclusiva que esta no es otra que Karelys y, además, muestra en sus páginas todos los detalles del plan que orquestó para que su amistad con el diestro fuera pública.

Esto es lo que opina Fran Rivera de Karelys Rodríguez

La prueba no es otra que todos los WhatsApp que la abogada se intercambió previamente con el paparazzi que la inmortalizó junto al torero, toda una traición que la sitúa en el disparadero. Sin embargo, esta no es la única consecuencia, pues con todos estos datos se exculpa de manera directa a Francisco Rivera.

Cuando el 4 de diciembre del pasado año llegó a los quioscos la portada de la revista SEMANA con las fotos de Cayetano Rivera paseando con Karelys, hubo quien señaló a Francisco Rivera. Se llegó a decir abiertamente que el diestro estaba tras estas fotografías, que había sido él quien encargó el trabajo al fotógrafo. Incluso el propio Francisco Rivera se defendió de estas acusaciones en ‘Espejo Público’, el programa en el que colabora: «Quien diga que estoy detrás de esto es de tener el corazón muy negro. Es atroz».

Además, Francisco Rivera ha defendido a su hermano cada vez que ha sido preguntado en el programa en el que colabora, ‘Espejo Público’, donde ha abogado a ultranza por él. «Han sido amigos, son amigos en la actualidad y lo son desde hace un montón de años», comentó.

En EXCLUSIVA, así traicionó Karelys a Cayetano Rivera

Francisco Rivera admite sus discrepancias con Cayetano

Una duda que se sembró sobre él cuando las discrepancias entre hermanos copaban titulares. Las diferencias entre ellos eran meramente profesionales, pero marcaron distancia. Así lo relató el propio Francisco Rivera en el ya extinto programa de ‘Aquellos maravillosos años’, ya que entonces desveló que sus desavenencias se debían a la gestión de la plaza toros de Ronda. «No ha habido malentendido. En la vida tienes que tomar decisiones y tiene consecuencias. Él me habla como empresario y yo le hablo como torero porque en Ronda me siento más anfitrión que torero. Todo es menos malo de lo que parece. La prensa tiende a agrandar todo. Parece que se va a acabar el mundo, pero no se acaba», confesó ante Toñi Moreno.