Una de sus estancias predilectas es su gran vestidor en el que conserva trajes que la han acompañado en importantes momentos de su vida como un Chanel que se puso en su graduación.


«He tenido piscina mucho más grande que esta, he tenido coches mucho mejores, pero estos son míos. No dependo de nadie», con esta contundente manifestación Alba Carrillo abría las puertas de su hogar situado en la localidad madrileña de Torrelodones. Una vivienda unifamiliar en la que destaca su amplia zona exterior con piscina.

La colaboradora ha mostrado su casa en un reportaje realizado en ‘Viva la vida’ de la mano de Torito. El reportero vivía 24 horas con su compañera y gracias a ello hemos podido ser testigos indiscretos de sus rincones más personales, su mejor refugio cuando termina con su trabajo en televisión. Una de sus estancias clave es su gran vestidor en el que conserva trajes que la han acompañado en importantes momentos de su vida como un Chanel que se puso en su graduación, un regalo de sus padres, o el traje con el que entró en ‘Gran Hermano’.

A sus 34 años, Alba Carrillo ha conseguido hacerse un hueco en el mundo de la televisión. Mujer de armas tomar, es colaboradora habitual de ‘Ya es mediodía’ y ‘Viva la vida’, y siempre se ha expresado sin pelos en la lengua. Esta vez también se mostraba rotunda y reconocía que cuando conoció a Fonsi Nieto, el padre de su único hijo, ganaba «un dineral»:  «Me hace gracia cuando dicen que me he aprovechado de los hombres».

Conserva imágenes de su boda en el pasillo 

Un punto de inflexión en su vida fue cuando se separó de Feliciano López. La pareja, que se dio el «sí, quiero» el 17 de julio de 2015 en Toledo, protagonizó un fugaz matrimonio que terminó tan solo once meses después. Sin embargo, Alba sigue conservando imágenes de su enlace que están colgadas en su casa como en las que aparece con sus padres. Se explicaba reconociendo que solo tiene aquellas en las que está con sus progenitores porque uno no tiene todos los días la colaboración de un profesional que te saque buenas fotos.

«He llorado mucho y sobre todo me he perdido a mí en el camino. Hasta que me volví a encontrar», aseguraba sobre su sonado divorcio en 2016. «No me podía ni levantar de la cama, no quería vivir». Una etapa complicada que ya ha superado, ahora está de nuevo enamorada del periodista Santi Burgoa.

Alba vive con su hijo y sus dos mascotas, Lunes y Fresh. Los perros son una de sus auténticas predilecciones y así lo confirmaba con las siguientes palabras: «Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mis perros».

Uno de los lugares del que está muy orgullosa es de su amplia biblioteca. Ha bromeado con que cada vez que termina una relación le da por estudiar y que actualmente ha vuelto a coger los libros para meterse de lleno en la criminología. Su casa cuenta, además, con una amplia zona exterior en la que acostumbra a practicar deporte también se convierte en el mejor escenario durante los calurosos días de verano para darse un refrescante chapuzón en la piscina.