La presentadora ha confesado que lleva bastante mal no poder reunirse con su madre, que «está sola en Sanlúcar de Barrameda».


Toñi Moreno ha explicado cómo está viviendo estos días de encierro en su casa, donde permanece junto a su hija Lola, de tres meses.

A través de videoconferencia, y desde la habitación de su pequeña, la presentadora ha contado en ‘Sálvame’ que no está siguiendo los consejos de los expertos y que «la niña está durmiendo conmigo todas las noches. Cuando te levantas cada tres horas para prepararle el biberón ya no puedes con tu cuerpo».

«Necesito relacionarme, trabajar y salir a la calle»

Jorge Javier le ha preguntado por sus días metida en su domicilio. «Sabes que soy muy callejera. Yo tuve a Lola y esto ha sido un frenazo en seco. Tuve a Lola. Me incorporé a trabajar. Estaba trabajando y de repente se nos paró a todos el reloj y nos mandaron a casa. Lo he llevado al principio mal, porque yo necesito relacionarme, trabajar, salir a la calle. Y ahora acabas cambiando los hábitos de vida y llenando la vida de rutinas para no volverme loca».

«Estoy todo el día con mi niña dándole besos»

«Con lo tocona que tú eres», le recordaba Jorge Javier. «Esto va a cambiar los hábitos de vida muchísimo. A mí esto me afecta poco», admitía el presentador. Toñi dejaba claro que tanto ella como su pequeña están a salvo y protegidas de cualquier posible contagio dentro de su hogar. «Estamos las dos bien, con mucha salud. Estoy todo el día con mi niña en brazos y dándole besos. ¡Cuando acabe esto no sé que voy a hacer con la niña!».

«Mi madre está sola en Sanlúcar de Barrameda»

Y aunque su niña la colma de amor y la mantiene ocupada las 24 horas del día, hay un detalle que le provoca cierto malestar. «Lo que estoy llevando peor de todo esto es el tema de no estar con mi madre. Mi madre está sola en Sanlúcar de Barrameda», admitía.

Por suerte habla regularmente con ella a través de videollamadas. «Las tecnologías, afortunadamente, le enseñé a hacer videoconferencias y puede ver a la niña todos los días. Porque mi madre prácticamente no ha visto a la niña. La vio cuando nació y ya no he podido volver».

El presentador se ha despedido de ella con unas cariñosas palabras: «Te echamos de menos. Ojalá podáis volver pronto todos los compañeros». Toñi le respondía con humor: «¡Llevadme aunque sea para algo, que necesito un poco salir. ‘MyHyV’ tiene que volver pronto porque se está llenando la cadena de personajes».

«Tengo un estrés que no me deja descansar»

Días atrás, Toñi Moreno comentaba en su canal de Mtmad las sombras de este complicado periodo al que nos ha tocado hacer frente. Admitía estar al borde del colapso. «Estoy intentando hacer el reto de ponerme en forma, pero me está resultando muy difícil. Entre otras cosas porque creo que tengo un estrés que no me deja ni de descansar», confesaba.

Este mes que llevamos recluidos dentro de cuatro paredes no resulta fácil para la mayoría de los españoles, incluida ella. «La niña duerme conmigo todas las noches y me despierta cada tres horas. Además me duele tanto la ciática que prefiero tenerla a mi lado. Sé que a lo mejor lo estoy haciendo mal. Las noches para mí son infernales».

Y es que hacer frente a los cuidados de una niña estando sola no es labor sencilla. Requiere de una plena dedicación y al final del día resulta agotador. «Me resulta difícil, difícil todo. Valoro muchísimo a las que son madres y no tienen ayuda y tienen tres o cuatro hijos. Nunca me había parado a pensar lo difícil que era esto. Cocinas, comes, cambias a la niña, no duermes por la noche», ha relatado.

Toñi está procurando cuidarse todo lo que puede y recuperar el peso que tenía antes de quedarse embarazada. Para ello procura cuidar su alimentación y hacer ejercicio siempre que tiene un hueco para tonificar los músculos. Pero esta estar tarea a veces le resulta misión imposible. Así lo narra la periodista en primera persona: «Lo estoy llevando peor de lo que pensaba. Es que lejos de perder peso, estoy cogiendo. Tengo que dejar de comer por años. ¿Sabes qué pasa? Que me levanto por la mañana con una ansiedad. He dormido una media de cuatro horas diarias. Estoy durmiendo eso. Yo creo que la falta de descanso también engorda».