Ana María Aldón niega que José Ortega Cano se haya sometido a algún retoque para lucir un aspecto más joven.


El destino de los concursantes de ‘Supervivientes’ todavía es una incógnita. La pasada semana salió a la luz que el equipo y los participantes habían solicitado ser repatriados tras la crisis sanitaria, sin embargo, todavía están a la espera en Honduras. Su reality continuará hasta nueva orden y, por el momento, su aventura selvática sigue regalando titulares dignos de recordar. Muchos de ellos procedentes de Ana María Aldón. Su reacción tras la posible visita de su marido levantó polvareda, pues, según los espectadores, rechazó de algún modo su presencia. Ahora vuelve a ser noticia por sus declaraciones sobre el aspecto de José  Ortega Cano. Luce la piel muy tersa y un rostro más rejuvenecido, no obstante, ella niega que el diestro haya pasado por quirófano. Así se lo aseguraba a Hugo Sierra en una relajada charla.

Mientras el uruguayo reconocía sin reparo haberse sometido a algún tratamiento como es la eliminación de arrugas mediante botox, la diseñadora decía: «Nada, mi marido no se ha nada en la cara, NA-DA». Ana María revelaba de este modo que ,a pesar de que sus posibles retoques le han convertido en el centro de atención, nada más lejos de la realidad. El torero no habría pasado por boxes, según su versión, y su único truco de belleza serían las cremas. «Lo único que hace es ponerse mucha crema», desvelaba la concursante. Siendo esta la única técnica que Ortega Cano habría utilizado para mantener su cutis en perfecto estado.

De hecho, lo reiteró en varias ocasiones durante su conversación con Hugo, tratando de despejar así cualquier duda que pudiera sobrevolar sobre este asunto. «No se ha hecho nada en la cara, me lo dicen pero yo insisto, que no se ha operado la cara, que soy su mujer, ¿quién lo va a saber mejor que yo?», espetó. Aunque estas palabras se ven desmontadas si nos retrotraemos en el tiempo. Concretamente a poco antes de su enlace.

Ellos mismos lo revelaron en las redes sociales de una conocida clínica de la capital. En septiembre del año 2018 ambos acudieron a un centro con el fin de lucir perfectos el día de su enlace. Ella se aumentó el grosor de sus labios con ácido hialurónico y él se sometió a varios tratamientos. Ente ellos, una limpieza facial con punta de diamante para exfoliarse la piel con el objetivo de extraer células muertas y potenciar células sanas, dejando su tejido mucho más limpio. Otro de los tratamientos que el torero se realizó fue el Láser Harmony, basado en eliminar las marcas de acné, las manchas del rostro y las arañas vasculares faciales.

No lo escondieron. Tanto que en sus redes sociales posaron junto al doctor en el que habían confiado para mejorar su aspecto, probablemente con fines promocionales. Una imagen que, por cierto, ha desaparecido del perfil de la de Cádiz. «Ha sido una experiencia fascinante, las manos del doctor @drgregoriomendoza son de una delicadeza y profesionalidad absoluta», escribió. Así las cosas, demostraron entonces que la pareja es muy coqueta y presumida y, sobre todo, no renegaban de las posibilidades que ofrecía la cirugía estética.