La empresa que organizó la boda del tenista y la modelo, -en la que ésta trabaja como ejecutiva-, ha revelado todos los detalles del enlace.


Sandra Gago y Feliciano López se convirtieron en marido y mujer el 20 de septiembre de 2019. La pareja se dio el ‘sí, quiero’ en una boda íntima en Marbella ante sus seres queridos. Días después firmaron los documentos de su boda civil en en los juzgados de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. En ambas citas, la pareja procuró mantener en secreto todos los detalles de la celebración de su compromiso.

Ahora que han pasado siete meses, la modelo se ha animado a dar a conocer todos los detalles de su fiesta nupcial, que ella misma preparó con esmero durante meses. Sandra, estudiante de Periodismo en Universidad Francisco de Vitoria, se apuntó a un curso de ‘wedding planner’ una semana después de convertirse en una mujer casada. Durante dos meses asistiendo a clases presenciales se tituló como coordinadora de bodas en el Conde Nast College de Madrid. Y, lanzada de lleno en su vocación, entró a formar parte Sophie Kors. Esta empresa de organización de eventos la fichó el pasado 2 de enero. Gago se ha sumado al equipo directivo de este negocio en calidad de ejecutiva.

Sandra muestra los secretos de su boda con Feliciano

El resultado de su labor organizando su propia boda le hace sentirse tan orgullosa que la mujer del tenista ha querido compartir las mejores fotos de su trabajo en la web de la empresa en la que trabaja. De este modo podemos descubrir todos los detalles que no se conocían hasta ahora del enlace: el lugar, los distintos espacios para los invitados, la decoración de las mesas, la iluminación, los arreglos florales… incluso las joyas que lució la joven en el día más especial de su vida.

«La finca escogida para la celebración fue La Concepción, que posee un magnífico jardín que se extiende a través de una superficie de más de 10.000 m2 distribuidos en diferentes zonas, donde pudimos disfrutar de sus palmeras centenarias y sus múltiples plantas de origen tropical«, revela el site de la empresa responsable de organizar la boda al hablar del espacio escogido. La vegetación de la finca fue decisiva para que Sandra se inspirara en un ambiente exótico y se decantara por una paleta de colores en los que el verde era el protagonista, «pasando por tonos tierras y blancos».

Una boda con música de piano en directo

«La ceremonia tuvo lugar en frente de la fachada de la casa principal. Allí colocamos un precioso piano de cola blanco que interpretó los temas más variados para los diferentes momentos de la entrañable ceremonia», detalla el equipo de ‘wedding planners’. «Poco a poco los invitados fueron tomando asiento y entonces tuvo lugar la entrada del novio con su madre, luego los niños y niñas que hacía de pajes y a continuación la gran protagonista, la novia, que entró del brazo de su padre con un sencillo pero elegantísimo vestido de Jesús Peiró».