Al igual que otros miles de españoles, Rosana Arbelo se ha quedado atrapada en el extranjero sin poder regresar a nuestro país por culpa de la crisis del COVID-19. La cantante canaria ha contado en primera persona su experiencia, aunque lleva con resignación y buen humor su permanencia prolongada en el país caribeño.

La arista había viajado al país sudamericano por motivos de trabajo. «Estaba grabando un programa aquí y de repente ocurrió que había que quedarse en casa», ha relatado en Informativos Telecinco, en videoconferencia con Pedro Piqueras. Colombia, donde «van más o menos 10 días después que España», empieza a sumar nuevos casos de enfermos por este virus. Ya son los 798 afectados por coronavirus. Y el número de muertes es de 12 personas.

«Hay restricciones de movimientos de todo tipo, porque no se puede ni sacar a los perrillos a la calle», ha contado Rosana ante la audiencia de Telecinco. De momento no podrá tomar un vuelo de regreso a España, ya que las medidas de confinamiento «van inicialmente hasta el 14 de este mes que entra. Estamos hablando de 19 días». Por suerte, sobrelleva la situación sin perder el ánimo.

«Aquí la gente no está muy preocupada»

Rosana ha narrado que en Bogotá «todo lo que hay es una empatía brutal y una necesidad de que todo amaine y se venga abajo». En estos días confinada, sigue en permanente contacto con sus seguidores. «Estoy a través se las redes sociales conectada con el mundo entero».

«Aquí no hay tantos compañeros porque sí coincidimos en la primera semana, pero todos fueron saliendo. Supuestamente a partir del 14 de marzo regreso», puntualizaba. Ahora lo único que le preocupa es mantener la calma. «Tranquilidad por encima de todo. Se presupone que aquí no hay un alto índice de casos y la gente no está muy preocupada. A pesar de que no hay muchos casos, la gente se está quedando en casa, no está saliendo y lo está haciendo muy bien».

«Espero que se esté formando un mundo distinto»

Rosana ha sacado una lectura positiva de la pandemia. «Estamos en la mitad de una especie de pesadilla de mal gusto. Estoy segura de que este final de mundo se está formando un nuevo comienzo de un mundo distinto donde espero que todos empecemos a ser más humanos”.

Rosana, que es seguida por millones de fans en el continente americano, lanzó su último trabajo en mayo del año 2018. Se trata de «En la memoria de la piel», un álbum reeditado de dos discos que incluye el CD con las versiones originales grabadas en el elepé homónimo. Y, como novedad, cuenta con una colaboración con el cantante mexicano Carlos Rivera en el tema «No olvidarme de olvidar».