Manuel Díaz ‘El Cordobés’ ha disfrutado de una divertida jornada playera en Marbella junto a su mujer, Virginia Troconis, su hija, Alba Díaz, y unos amigos


Aunque este verano del 2020 está siendo especialmente atípico para muchos, no lo es tanto para Manuel Díaz El Cordobés, que ha vuelto a emplazar el relax y la desconexión en aguas de Marbella, como así viene haciendo de manera tradicional desde hace ya varios veranos. El torero ha hecho las maletas para disfrutar durante unos días de asueto de los placeres que le depara la Costa del Sol y lo hace acompañado de su mujer, Virginia Troconis, así como de su hija mayor, Alba Díaz, y un grupo de amigos. Una oportunidad de oro para desconectar de la realidad a pie del mar y retomar fuerzas de cara al próximo curso, que se atisba igual de complicado que el anterior ante la amenaza del coronavirus y la crisis económica subyacente.

Pero todo eso queda en casa, en el día a día, porque ahora toca disfrutar un poco de los lujos que ofrece Marbella, uno de los destinos predilectos por muchos famosos, como plan alternativo a Ibiza y Formentera, que durante estos meses está plagado de famosos por doquier y, con ello, también de paparazzi. Quizá por la presencia de fotógrafos, Manuel Díaz el Cordobés haya decidido que esta vez no merecía la pena quitarse la camiseta para pasar el día en la playa. El torero no ha querido presumir de silueta este verano, optando en su lugar por descansar en la silla cerca del agua y ver cómo disfruta su mujer y su hija de los baños en el mar, mientras tuestan sus cuerpos bajo el privilegiado sol marbellí.

Así, mientras que Virginia Troconis decidía sofocar el calor en las aguas de la Costa del Sol, el torero prefería quedarse en la hamaca charlando animadamente con su hija. Un momento entre padre e hija en el que compartieron confidencias, risas y, cómo no, también aperitivos que se llevaron a la playa para picotear entre horas.

La familia ha estado acompañada de una pareja de amigos, con los que protagonizaron una divertida escena. Por un lado, Manuel Díaz El Cordobés quiso inmortalizar un día tan bueno en la playa con su mujer, sacándose un selfie que después publicarían en sus redes sociales. Más tarde, eran sus amigos quienes quisieron repetir la escena con su propio móvil, pero no contaron con las bromas del torero, que echó por tierra la romántica estampa colándose en la instantánea por detrás y haciendo gestos que divertían muchísimo a su mujer, que observaba la escena ojiplática.

Eso sí, Manuel Díaz El Cordobés no ha perdido este año las buenas costumbres y si ha vuelto a confiar en Marbella como el destino ideal para emplazar sus vacaciones, también ha querido repetir compañía. No nos referimos a su familia o amigos, sino a su hermano, Julio Benítez, que no ha dudado en visitar a su otra familia para compartir un divertido día en el mar, esta vez a bordo de un yate, como ya hicieron el año pasado. Una importante visita para el diestro, que ha quedado reflejada en los perfiles públicos de Alba Díaz.