El exfutbolista ha aprovechado para lanzar una sabia reflexión cuando se cumplen dos años de su infarto de miocardio: «Vive hoy, mañana ya veremos».


Se cumple el segundo aniversario de un día clave en la vida de Iker Casillas cuando sufrió un infarto de miocardio. El exfutbolista ha querido hacer partícipes a sus seguidores de esta señalada fecha con una publicación realizada en su cuenta de Instagram. «2 añitos después…👍», aseguraba con una imagen en la que se le veía sonriente y feliz frente a un espejo. Aprovechaba para lanzar una sabia reflexión: «Vive hoy, mañana ya veremos». Sara Carbonero no ha dudado en reaccionar a la publicación.

Instagram

La periodista utilizaba dos emoticonos para pronunciarse: un corazón y el símbolo de infinito ♥️♾. La expareja continúa manteniendo una gran complicidad y demuestra, siempre que puede, el inmenso cariño que guardan el uno por el otro. Algo que ya confirmaron cuando anunciaron la noticia de su separación el pasado mes de marzo. «El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre», aseguraban a través de la nota difundida.

«Me falta el aire»

Iker Casillas tiene muy presente el día en el que volvió a nacer, el 1 de mayo de 2019, cuando sufrió un infarto de miocardio mientras entrenaba con el Porto FC, equipo al que pertenecía entonces. En el documental ‘Colgar las alas’ de Movistar+, el guardameta explicó con detalle cómo afrontó aquel episodio: «Ese día hice lo que hacía todos los días. Salimos a entrenar y tenemos la costumbre de dar dos vueltas al campo. Tengo la sensación durante medio segundo como que te sabe diferente cuando intento coger aire», explicó. «Me noto que me falta el aire. En mi cabeza pienso que es alergia. Luego empiezo a tener otra sensación, que se me oprime el pecho y noto que no puedo respirar. Me tumbo en el suelo y digo que no puedo. Es como estar en una piscina de dos metros, estás en el fondo, quieres salir y no puedes». 

El de Móstoles recordó que fue presa de la angustia en algún momento: «Cuando íbamos camino del hospital siempre pensé que era algo de la alergia, no pensé que iba a derivar en un infarto. Pregunté a la doctora si me iban a abrir el pecho. Noté el catéter hasta mi pecho y notas como una hormiguita. Hay un momento difícil cuando me metieron el líquido de contraste y le decía al doctor que no aguantaba, que me estaba quemando, pero el doctor me tranquilizó y me dijo que tenía que aguantar 30 segundos».

Por su parte, Sara Carbonero también relató en primera persona cómo vivió aquella señalada jornada. «El 1 de mayo de 2019 yo estaba en Cádiz, había estado dos días por trabajo. Cogimos un vuelo con total normalidad hacia Madrid donde yo tenía que hacer una escala de 30 o 40 minutos para coger mi vuelo a Oporto», comenzaba explicando. Poco después una amiga le dijo que estuviese tranquila, pero que a Iker le había dado un infarto. «Cogí el teléfono y lo llamé, no sé por qué lo hice porque era muy probable que no me respondiera».