Se cumple un año desde que el colaborador tomara una de las mejores decisiones de su vida que abrió la puerta a todo lo bueno que estaba por llegar.


El último año ha sido de vital importancia en la carrera profesional de Antonio David Flores. El colaborador cuenta con una silla habitual en ‘Sálvame’ donde ha retomado una dilatada trayectoria frente a las cámaras después de un largo periodo de casi tres años en los que sufrió una auténtica sequía. El exmarido de Rocío Carrasco ha recordado el punto de inflexión en su trayectoria y el momento en el que decidió dar carpetazo a sus miedos.

A través de una publicación en sus redes, Antonio David ha recuperado una imagen con dos de las mujeres más importantes de su vida: su hija, Rocío Flores, y su mujer, Olga Moreno. Recuerda que ahora hace justo un año recibió una llamada que lo cambió todo y llegaba de la productora Zepellín: «Después de casi tres que mi teléfono no sonaba».

La dura contienda legal que mantuvo en los últimos años con su exmujer fueron clave para que se viera apartado de los focos de la televisión. Sin embargo, recuerda que en un principio no tuvo claro aprovechar la oportunidad porque los miedos le invadían: «Dicen que en la vida el tren sólo pasa una vez y no me sentía con fuerzas ni ánimo para cogerlo. Sabía que era una gran responsabilidad y tenía miedo al fracaso».

«Una de las mejores decisiones»

El colaborador ha reconocido que vivir la experiencia de ‘GH VIP 7’ fue un «punto de inflexión» y añade lo siguiente: «Una de las mejores decisiones tomadas en mi vida». Aunque durante el reality también fue presa de ese desánimo al que aludía anteriormente, su participación se convirtió en el detonante de todo lo bueno que llegó posteriormente. Su eliminación se produjo en el mes de noviembre cuando se midió con Adara Molinero, convirtiéndose así en el undécimo expulsado del concurso.

El ex Guardia Civil agradece a sus seguidores la confianza que depositaron en él, también a los espectadores que le vieron desde sus hogares y vivieron una experiencia única. Si en aquel momento su estado de ánimo estaba aún algo tocado en la actualidad reconoce que la suerte está de su lado: «Ahora estoy con la luz encendida».

Su participación en el concurso también supuso que su hija, Rocío Flores, se diera a conocer públicamente. La joven se convirtió en su mejor defensora en los platós de Mediaset. Una primera incursión televisiva tras la que se atrevió a ser una de las concursantes de ‘Supervivientes 2020’, una de las ediciones más extremas marcadas por la pandemia del coronavirus.