El 'influencer' ha decidido poner a la venta parte de su ropa y su calzado para recaudar fondos para luchar contra la propagación del COVID-19.


Pelayo Díaz ha decidido hacer un alto en su cuarentena y pasar del parón del confinamiento en su casa a la acción. El ‘influencer’ se ha animado a aportar su granito de arena en la lucha contra el COVID-29. Por este motivo ha puesto en venta las prendas más exclusivas de su fondo de armario.

El propio Pelayo ha anunciado su aportación a la sociedad a través de sus redes sociales. «¡Es el momento de ser generosos! Llevo varios días seleccionando y fotografiando piezas de mi vestidor que se venderán en @Vestiaireco para recaudar fondos y cuyos beneficios destinaré íntegramente al Hospital La Paz de Madrid«, dice.

A la hora de seleccionar qué cosas pondrá a la venta para recaudar fondos a favor del hospital, ha pillado un poco de todo. «Bolsos, calzado y otros accesorios exclusivos, piezas icónicas o artículos limitados que ya no se venden estarán a vuestro alcance por una buena causa», detalla en su perfil de Instagram.

Pelayo vende las joyas de su armario por una buena causa

Quienes se animen a comprar los modelos que Pelayo pone a la venta en una plataforma digital tienen una amplia variedad para elegir. Entre esas piezas destacan las piezas de calzado más bonitas de su guardarropa: zapatos de todos los estilos y diseños. Desde deportivas de Adidas, Ellese o Balenciaga a botines de firmas tan chic como Calvin Klein, Yves Saint Laurent, Chloé, o DSquared, chanclas de playa o Oxford de David Delfín.

Pelayo, abierto a las sugerencias de su millón de ‘followers’, los ha animado a proponerle ideas para su venta benéfica. «Y además aprovecho para pediros sugerencias: ¿Hay alguna pieza de mi armario que siempre quisisteis y os gustaría que vendiera? Estad atentos que todo estará listo muy pronto, y mientras tanto #quedarosencasa #yomequedoencasa».

Así pasa la cuarentena

Durante la cuarentena hemos podido saber de Pelayo gracias a sus posts en Instagram. En ellos ha mostrado cómo sigue adelante con su trabajo como ‘instagrammer’. Para ello se ha puesto así de guapo. «Antes nos solíamos arreglar para salir y asistir a cenas, eventos divertidos, especiales y disfrutarlo con amigos. Ahora nos arreglamos para limpiar la casa y entretenernos haciendo videos para Tik Tok. Seguidme, allí soy DiazPelayo!», ha comentado.

También lo hemos visto junto a su marido, Andy McDougall, posando con el torso desnudo, abrazándose y con sendas mascarillas en el rostro. “El amor en tiempos de coronavirus”, escribía Pelayo como acompañamiento a su fotografía. La imagen ha despertado una oleada de críticas en las redes. Muchos consideraron inapropiado el uso de la mascarilla, otros criticaron que malgastasen un artículo tan necesario cuando hay otras personas que realmente lo necesitan. Incluso algunos le sugerían en Instagram que donasen sus mascarillas a los enfermos que ya están afectados por el COVID-19.

La foto con su marido que ha despertado la polémica

Tras el revuelo, Pelayo tuvo que dar explicaciones para explicar el porqué de su foto junto a su chico usando mascarillas sanitarias. «No las estamos usando en casa. La hemos comprado hace más de una semana para un viaje de más de 11 horas en avión, por lo que el filtro ya no funciona. Aun así, no hemos comprado nuevas, seguimos usando estas”, decía.

Incluso unas horas después de dar explicaciones volvía a detallar el motivo de su post. «Estas mascarillas fueron compradas en una farmacia hace más de una semana, los filtros solo duran entre seis y ocho horas, por lo que ya no sirven. Aun así las reutilizamos fuera de casa cuando tenemos que salir a hacer la compra para evitar tocarnos la cara y sentirnos algo más protegidos. Repito, ya no sirven ni pueden ser donadas. Esta es una foto sin ánimo de ofender a nadie ni fomentar el mal uso, es simplemente una foto. Dejamos de ser tan políticamente correctos, es muy aburrido. Fuerza a todos».

Y es que los contenidos que publican los famosos en sus redes sociales no siempre es bien aceptado por sus admiradores. Bien lo sabe Pelayo, que ha lamentado lo sucedido. «Uno piensa que no le van a dar tantas vueltas a una simple foto, pero la verdad es que publiques lo que publiques siempre va a ser criticado. Intento explicarlo, pero creo que ni sirve de nada», ha lamentado.