En su entrevista con Pablo Motos en ‘El Hormiguero’, el cantante ha hablado de lo vivido tras confesar públicamente su condición sexual.


Pablo Alborán ha ido a divertirse a ‘El Hormiguero 3.0’. En el programa de Pablo Motos, el cantante malagueño ha presentado su nuevo trabajo musical: ‘Vértigo’. Se trata de su quinto disco de estudio, que se publicará el próximo 6 de noviembre y que incluye la canción ‘Si hubieras querido’, su último sencillo.

En su visita al programa de Antena 3, el artista ha contado cómo ha vivido el confinamiento y estos meses de pandemia. Un tiempo en el que ha sacado partido en el terreno musical y en el personal, ya que pudo compartirlo con su familia. También se ha sincerado sobre su visión del futuro, marcada por la reducción de aforos en teatros, salas de conciertos, estadios y todo tipo de recintos públicos. Y, como era de esperar, ha contado cómo lo que vivió tras confesar públicamente su homosexualidad.

Así vivió los días posteriores a su confesión sobre su sexualidad

 

«¿Podemos considerar un país moderno cuando una persona tiene que contar públicamente su condición sexual como si fuese un juicio?», le preguntaba Motos. «El juicio no lo hago yo y el juicio no me lo han hecho a mí. Y quien lo haya hecho tiene un problema. Lo que dije lo dije dónde, cómo y cuándo quería y en el momento que yo quería. Es importante que las decisiones se tomen cuando uno quiere. Y punto final», zanjaba. El de Requena le preguntaba por los días posteriores a su confesión sobre su condición sexual en Instagram. «Seguí componiendo, seguí escribiendo… Me encerré en el estudio, seguí componiendo, seguí escribiendo. Todo era exactamente igual. Ha sido exactamente así. Sin más. Te mentiría si te dijera otra cosa», añadía.

Asimismo, recordaba que a raíz de aquello «me han llegado historias muy bonitas». Historias de hijos que han usado su vídeo de Instagram para hablar con sus padres, por ejemplo, «y no hacía falta más». También ha recibido mensajes de padres que le han contado su experiencia: «Ha sido precioso ver cómo mi hijo me ponía el vídeo y no había más que hablar… La vida te devuelve esos regalitos».

Fue en junio de este año cuando el cantautor hablaba de su homosexualidad a través de su cuenta de Instagram. «Estoy aquí para contaros que soy homosexual, que no pasa nada, y que la vida sigue igual», decía. «Yo necesito ser un poquito más feliz de lo que ya era». Y destacaba que «siempre he luchado en contra de toda expresión que vaya en contra de cualquier libertad o igualdad, desde el racismo, la xenofobia, el machismo, la transfobia, la homofobia… cualquier tipo de odio, y hoy quiero que mi grito se haga un poco más fuerte y tenga más valor y peso”. Entonces aseguraba que en su familia siempre se ha sentido libre de amar a quien quisiera y que “me he sentido arropado y acompañado a la hora de cumplir cada uno de mis sueños».

«Soy bastante reflexivo»

El andaluz ha confesado que no suele tomar decisiones a la ligera. «Cuando algo te da miedo, lo hago o no o hago. Yo soy muy de ver todos los riesgos posibles y soy bastante reflexivo en algunas ocasiones». También se considera algo maniático. «Soy muy obsesivo en general. Pero intento dejarme llevar. A veces se me olvida cómo he compuesto una canción». Esa obsesión lo lleva, a veces, a ser excesivamente puntilloso. «Puede que me levante y piense que una canción es un mojón, pero la obsesión es más a la hora de producir y en general con las pequeñas cosas. Tengo que mejorar un poquito, porque la perfección no existe».

«He separado siempre mi vida personal de mi vida profesional»

© @pabloalboran

«Yo la música la hago para mí, para cabrearme y para desfogarme, para escupir la rabia, para para conectar contigo mismo. Si lo logras entonces sí deseo conectar con una persona Ese proceso da un poquito de “susti gusti”, como dice una amiga mía. Un susto que te da gusto», admitía.

Cuando compone confía plenamente en el criterio de su mánager, de quien valora su «honestidad por delante aunque duela», y en las opiniones de su familia. «En mi familia somos un clan súper poderoso», subrayaba. Asimismo, confesaba que «he separado siempre mi vida personal de mi vida profesional».