«¡Madre mía ayer, madre míaaa lo que pasó otra vez! ¿De verdad, este 2020 es en serio? Quiere dejar huella», afirmaba totalmente exhausta.


Si 2020 está siendo un año especialmente complicado para todo el mundo, Tamara Gorro está sumando una serie de imprevistos que lo están convirtiendo en una auténtica pesadilla. Hace tan solo unas semanas tenía que ser intervenida de urgencia y ahora ha sufrido un nuevo susto. «¡Madre mía, ayer, madre míaaa lo que pasó otra vez! ¿De verdad, este 2020 es en serio? Quiere dejar huella», afirmaba totalmente exhausta de desafortunados incidentes.

Redes sociales

«Negro, mi perro, empezó a sangrar por el ano muchísimo. Me asusté, no os podéis imaginar. Tuvimos que ir a urgencias al veterinario», ha contado a través de sus historias de Instagram. Todo como consecuencia de la rotura de una de las glándulas anales del perro. «Qué mal lo pasamos», contaba con tristeza.

Finalmente, tras su paso por el veterinario su mascota se encuentra «de maravilla». Ha confesado que siempre ha confiado en el mismo profesional para llevar a sus perros y que está encantada con Nacho, además le mandaba las gracias con una imagen publicada junto a su marido, Ezequiel Garay, y su perrito. «La carita de felicidad de Negro es gracias a ti», le decía. 

Instagram

Un nuevo susto en un año especialmente duro para la ‘influencer’ que hace tan solo unos días tuvo que ser operada de urgencia para la extracción de un quiste. Finalmente el diagnóstico del tumor ha sido favorable. «“FELICIDADES TAMARA, TODO ESTÁ BIEN, ES UN TUMOR BENIGNO”, fueron las palabras del doctor.

Unos días muy duros que vivió como una auténtica montaña rusa de emociones. «La positividad abarcaba la gran parte, pero entre ellos inevitablemente aparecía la inquietud y duda… Ahora respiro con tranquilidad. Como dije en el vídeo, miedo no tenía, pero sí lo sentí cuando me comunicaban que entraba a quirófano de un día para otro por un quiste, sin saber qué íbamos a encontrar», afirmaba entonces.

Un 2020 repleto de mazazos

A ello se suma la reciente muerte de una fiel seguidora que formaba parte de esa «familia virtual» a la que tanto quiere: «Y de nuevo sucede… María, otro miembro de la familia virtual nos dejó… Una maravillosa persona, una luchadora incansable y apasionada de la vida se fue. Hace poco hablé de ella en ‘vuestro día en redes’. Ella solo quería investigación para la enfermedad. Hoy se marcha, pero estoy convencida de que en el lugar en el que se encuentre con cesará su lucha para todo los que continúan en la batalla».

Instagram

 

Y es que su familia virtual es su otra familia: «Perder a alguien de la familia virtual, es perder a uno de los míos. Vosotros no sois fans, sois personas que me apasiona conocer, dialogar, compartir mis problemas y también saber los vuestros… No me hace falta conoceros para quereros. De ahí nacen las alegrías y por desgracia también las penas, el dolor…», señaló hace unos meses cuando también lamentó la pérdida de una de sus fans que se producía cuando el país estaba sumido en un estricto confinamiento durante el primer estado de alarma.