El dibujante argentino fue el padre de Mafalda, la famosa niña de viñetas que odia la sopa y adora a los Beatles.


Día triste para el mundo del humor. Joaquín Salvador Lavado (Mendoza, 1932), más conocido como Quino, ha fallecido a los 88 años. El dibujante y humorista es famoso en el mundo entero, especialmente en los de habla hispana, por ser el creador de Mafalda. Una niña de nueve años inteligente, aguda, rebelde, inconformista, preocupada por la paz y los derechos humanos. Sus viñetas se publicaron por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana. En sus cómics, el dibujante reflejó el mundo de los adultos visto desde los ojos de un grupo de niños de clase media.

Las tiras de Mafalda se idearon inicialmente para una campaña publicitaria frustrada de los electrodomésticos Mansfield. Quino decidió ponerle este nombre al personaje porque le pidieron que su nombre empezase por «Ma», como el de la empresa, y quiso hacer un guiño al bebé de la película ‘Dar la cara’. «Mafalda fue hecha a pedido. Me pidieron que creara un personaje para una campaña de publicidad de electrodomésticos. Se trataba de armar una publicidad encubierta para que el personaje apareciera siempre en el diario. La temática anti-capitalista posterior de Mafalda fue como una forma de hacerse perdonar por esos inicios tan capitalistas», contaba el dibujante sobre el origen de su famosa «hija».

Su personaje, una niña que odia la sopa, la televisión y la guerra y es fan de los Beatles, llegó a Europa en 1969 de la mano de Umberto Eco. Su primer libro en España se publicó un año después en la editorial Lumen y gracias a la intervención de Esther Tusquets. Las viñetas de Mafalda se han traducido a quince idiomas y se han impreso en diarios y revistas de todo el mundo. En 1973 y después casi dos mil tiras, Quino dejó de dibujarla, De manera puntual la volvería a dibujar para campañas benéficas lanzadas por UNICEF (en la Declaración Universal de los Derechos del Niño) o el Gobierno de su país. Después del fallido golpe de Estado de 1987 contra el presidente Raúl Alfonsín, Mafalda regresaba a la actualidad, pues su imagen se utilizó para lanzar el lema: «¡Sí a la democracia! ¡Sí a la justicia! ¡Sí a la libertad! ¡Sí a la vida!». Hasta el día de hoy, las viñetas de Mafalda y sus amigos Manolito, Susanita y Felipe se siguen editando en decenas de idiomas en todos los rincones del planeta.

Quino, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2014

GTRES

En 2014, Quino fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2014. El jurado valoraba entonces «los lúcidos mensajes de ‘Quino’, que siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento» y ha valorado «el enorme valor educativo» de su obra. El dibujante argentino optaba a este galardón junto al periodista mexicano Jacobo Zabludovsky, los fundadores de Skype, el programa de mensajes instantáneos de texto, voz y vídeo, el filósofo español Emilio Lledó, la agencia Magnum de fotografía, las periodistas Caddy Adzuba y Cristiane Amanpour. En total había registradas 22 candidaturas de 14 países, pero él era el claro favorito. El premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades consistía en una escultura diseñada por Joan Miró y 50.000 euros en metálico, además de un diploma y una insignia representativa. En 2014, Quino recibió otro importante premio, que se sumaba a una larga lista de reconocimientos: el título de Caballero de la Legión de Honor de Francia.

Nacido en Mendoza en 1932, Quino era hijo de malagueños de Fuengirola emigrados a Argentina. Descubrió su pasión por el dibujo gracias a su tío Joaquín Tejón, pintor y diseñador gráfico. Empezó Bellas Artes en su ciudad natal con apenas 13 años, pero abandonó los estudios en 1949. En 1954 publicó su primera página y ahí arrancó una carrera intensa y exitosa. Sus viñetas, dibujos e historietas han aparecido en diarios y revistas de América y Europa. Tras el golpe de Estado en Argentina de 1976, Quino se exilió en Milán, aunque ha alternado residencia en Madrid y en Buenos Aires. En 1990 adoptó la nacionalidad española, de hecho cuenta con una estatua en Oviedo. El pasado mes julio celebraba su 88 aniversario brindando con vino tinto y dulces.

Numerosos rostros conocidos le han dedicado un sentido pésame a través de las redes sociales. Es el caso de Mauricio Macri, expresidente de la República Argentina. «Con gran tristeza despido a Quino, el genio mendocino del dibujo que impactó a tantas generaciones con su arte y su profundidad para interpretar las cosas. Mi más sentido pésame a sus familiares y amigos», ha escrito en su cuenta de Twitter.

En una entrevista a la agencia EFE, en 2006, Quino reconocía que el mundo de hoy sería para Mafalda «un desastre y una vergüenza». Y confesaba que le gustaría ser recordado como «alguien que hizo pensar a la gente en las cosas que pasan».