En su primer Instagram Live, el tenista ha reconocido que quiere ser padre pronto. Tras seis meses casado con Xisca Perelló empieza a pensar en ello.


Rafa Nadal ha hablado con sus seguidores en su cuenta de Instagram de cómo se mantiene en forma durante la cuarentena, lo que echa de menos ahora que no puede ver a muchos de sus amigos y seres queridos… En sus redes sociales, el también ha revelado que desea convertirse en padre en un futuro no muy lejano.

Estar aislado en su casa de Mallorca ha hecho que el número 2 del tenis mundial tenga más presencia que nunca en las redes sociales. Desde que se decretó el Estado de Alarma, el pasado 14 de marzo, hemos visto al deportista en un montón de ocasiones compartiendo con sus fans su día a día ‘encerrado’ en su casa de Manacor, donde guarda cuarentena junto a su esposa Xisca Perelló.

«Intento mantenerme ocupado y en forma»

El mundo entero se ha detenido, y los principales torneos de tenis previstos para los próximos meses también se han cancelado. Sin embargo, Nadal no puede permitirse el lujo de dejar de entrenar. Debe seguir manteniendo la forma física para estar listo una vez que se retomen los campeonatos y pueda volver a demostrar que es un as sobre la pista.

«No estoy jugando al tenis. No tengo una pista en casa y la verdad es que lo echo un poco de menos» ha admitido. Aunque no juega, «estoy haciendo mis rutinas físicas. Llevo más de un mes en casa trabajando en el gimnasio. Desde el gimnasio de mi academia me han podido traer algunas máquinas cuando empezó la cuarentena. Intento trabajar un poco por la mañana y por la tarde, y mantenerme ocupado y en forma», ha contado a su legión de ‘followers’ en la redes sociales.

«El Gobierno está desbordado por una situación sin precedentes»

El jugador ha enviado un mensaje para tranquilizar a la sociedad. Llevamos 37 días dentro de nuestras casas, y no es fácil para muchos. «Es una situación muy crítica y entiendo que el gobierno está desbordado por una situación sin precedentes. Lo último que piensas ahora es quién puede entrenar y quien no».

Aunque entiende las circunstancias que está viviendo el país y el mundo entero, considera que los profesionales del tenis sí deberían tener la opción de entrenar. «No entiendo por qué no podemos jugar a tenis cuando la mayoría está yendo a trabajar. Hay una gran seguridad en el tenis porque estamos cada uno en un lado de pista y el Gobierno está desbordado por una situación sin precedentes y en lo último en que piensan es en quien puede o no puede entrenar. Hay cosas que no tienen lógica pero hay que aceptar las reglas y convivir con ellas».