La reflexión de Alejandro Sanz sobre el momento más importante de su «persona favorita»

"Su primera palabra sin ser palabra, su primer beso, su primer papá, mi primer momento consciente en el que me doy cuenta que no hay freno en su pequeña vida", reflexiona.

Alejandro Sanz está viviendo una serie de cambios en su vida. Sin embargo, ha aprendido la lección y no quiere perderse ni un minuto de la vida de sus hijos. El cantante ha compartido con sus seguidores uno de los momentos más importante de Alma, su «persona favorita».

Alejandro Sanz pierde el juicio y debe pagar más de 5,5 millones a su exrepresentante

«Su primera palabra sin ser palabra, su primer beso, su primer papá, mi primer momento consciente en el que me doy cuenta que no hay freno en su pequeña vida. A la velocidad de la luz, sí; pero la luz es la velocidad de mi Alma… Este fue su primer día de colegio, y solo me hace pensar en la importancia de las primeras veces que se convierten en para siempre«, reflexionaba con cierta nostalgia el interprete de «Corazón Partío».

Alejandro Sanz reconoció en ‘Mi casa es la tuya’ que se había perdido algunos de los momentos más importantes de la vida. «Mis hijas me dicen que no me vaya de gira. Lo llevo bien, pero hago minitemporadas, nunca me voy más de dos o tres semanas fuera. Me he perdido muchas cosas, de los pequeños no. De Alexander me perdí un concierto que dio en su colegio y le pedí perdón públicamente. No sabes lo que le dolió, se lo tomó muy mal», reconocía por entonces.

Raquel Perera y su hijo, los mejores fans de Alejandro Sanz en Miami

Alejandro Sanz y Raquel Perera anunciaba este verano, a través de un enigmático mensaje, el fin de sus ocho años de matrimonio. Hace unas semanas, se ha hecho público que el cantante podría haber rehecho su vida con Rachel Valdés, una modelo y artista plástica cubana de 30 años. Es una artista que ha conseguido ya exponer sus obras en plazas tan conocidas como la de Times Square en Nueva York. Ha expuesto también en el conocido Malecón de La Habana, donde colocó unos espejos gigantes.

Alejandro Sanz reivindica llevar las riendas de su vida