El colaborador ha manifestado sus deseos de volver a ser padre: «La verdad es que es una bonita posibilidad y vamos a ver si el tiempo nos concede ese deseo».


Kiko Matamoros ha cerrado un 2020 especialmente difícil en el que ha acusado importantes problemas de salud. Da la bienvenida a este 2021 junto a su chica, Marta López, con quien tiene importantes planes de futuro. El colaborador ha reconocido que desean tener un hijo en común, pero que antes se darán el «sí, quiero». Con el año recién estrenado, la pareja ha realizado su primera escapada a un destino nacional. Ha volado hasta Ibiza donde la ‘influencer’ se ha reencontrado con su madre y hermana.

Instagram

Kiko no duda en reconocer que quiere ser padre de nuevo. Cabe recordar que a sus 64 años es padre de cinco hijos, Diego, Laura, Lucía, Irene -fruto de su primer matrimonio con Marian Flores- y Anita -de su segundo enlace con Makoke-. Lo anunció de forma inesperada durante el especial de ‘La Última Cena’ con motivo de la Nochevieja y lo ha confirmado en ‘Socialité’.

«La verdad es que es una bonita posibilidad y vamos a ver si el tiempo nos concede ese deseo», ha afirmado. Incluso se atreve a vaticinar que será de nuevo padre antes que su hijo Diego. Eso sí, antes de una nueva paternidad tiene claro que desea casarse con la modelo. Por el momento, los planes de boda están parados por la pandemia siguiendo muy de cerca su evolución.

© Redes sociales.

«Lo que no queremos es una boda restrictiva. Queremos contar con los amigos y la gente que nos quiere», ha explicado. Nada de bodas íntimas, él apuesta por un gran enlace en el que estará rodeado de familiares y amigos. «Yo soy más de tirar por lo alto y Marta también. Nos gustaría hacer una bonita boda y que todo el mundo esté contento». A pesar de que lleva meses de distanciamiento con su hija pequeña, Anita, desea que cuando llegue el esperado día todo esté solucionado y les pueda acompañar. Él no duda en que cuenta con ella y la invitará al enlace.

La primera escapada 

La pareja ha abandonado la capital para poner rumbo a un destino nacional. Se han escapado a Ibiza donde reside la hermana de la maniquí, Rosa López, que trabaja como entrenadora personal. La ‘influencer’ se mostraba feliz de poder reencontrarse con seres queridos tras cerrar un año especialmente difícil en lo que respecta a encuentros familiares que han sido menos de los esperados.

Instagram

Marta dio la bienvenida al año nuevo junto a Kiko. Ambos exprimieron la última noche del año acompañados por los hijos del colaborador, Laura y Diego, y de sus respectivas parejas, Benji Aparicio y Carla Barber. Una divertida e íntima fiesta de la nos hicieron partícipes a través de las redes. Ahora toca disfrutar de los suyos y estar también junto a su madre, tal y como ella misma ha revelado.