La sevillana se ha entrevistado con la periodista en ‘Enredados’, su programa de Youtube, donde le ha dado una divertida clase particular de ‘twerking’.


La última entrega de ‘Enredados’, el programa de Youtube de María Teresa Campos, ha contado con una invitada muy especial. Anabel Pantoja ha visitado el domicilio de la malagueña para contarle los secretos de su faceta como ‘influencer’. Y es que la periodista, que ha lanzado recientemente su nuevo espacio en las plataformas digitales, está maravillada con el universo online que la ha ayudado a reinventarse profesionalmente a los 79 años. 

«En este episodio nos acompaña Anabel Pantoja, pura alegría y positividad», recoge el resumen del programa, que cuenta con 19.300 suscriptores. «Nos cuenta su experiencia con las RRSS. Iniciada en este mundo y con gran éxito, nos comparte una improvisada clase de ejercicio 🤸‍♀. ¡Porque lo importante es bailar y movernos!».

María Teresa, fan de Anabel Pantoja en las redes

«Van pasando las semanas desde que se nos ocurrió entrar en las redes siendo, en mi caso concreto, ignorante de todo», arranca la andaluza al comienzo de ‘Enredados’. «Por eso ahora que sé unas cuantas cosas más estoy fascinada con la cantidad de amigos que estamos haciendo. Se me ha ocurrido que uno tiene que aprender de los que saben más. Hay alguien queridísima por todos los que entran en este medio que ha dejado constancia de su buen hacer en una época difícil, el confinamiento. Es Anabel Pantoja».

La presentadora ha recibido con gran cariño a la sevillana en uno de los salones de su casa de Molino de la Hoz, en Madrid. «Me da mucha alegría que estés aquí, que me da muchísima alegría el grandísimo éxito que has tenido y lo que has ayudado durante el confinamiento», le decía. «¿Cómo se te ocurrió?», le ha preguntado.

La experiencia de Anabel como monitora deportiva en Instagram

Así fue como Anabel le ha contado con todo lujo de detalles el motivo por el que se animó a subir vídeos cocinando o haciendo deporte en Instagram durante el Estado de Alarma. «Fue algo natural, yo no me lo esperaba. Te explico porque estás descubriendo el mundo Instagram y el mundo de las redes. Yo llegaba y decía: voy a cocinar. Voy a poner el directo para que la gente me diga: ‘échale sal’, ‘échale un poquito de vino’. Me daban sus consejos», narraba. «Ya después me puse a hacer deporte con las clases de gimnasia que vienen en internet y le di a grabar… Fue una manera de ponerme con la gente para que dijera: ‘A mí me pasa lo mismo’ y de decir que aunque nos costara salir del sofá nos pusiéramos a perder un poquito de calorías. La verdad es que me lo pasé muy bien. Dentro del confinamiento intentaba animar un poco».

Anabel, que durante los 99 días de encierro arrasó con sus publicaciones en las redes, le ha contado a María Teresa que el humor fue su mejor receta para combatir la ansiedad de la cuarentena. «Había que sonreír. El momento de las noticias ha sido muy duro. Me ha cogido en Canarias. Era una manera de comunicarme y mandarle toda mi energía a mi gente, a mis amigos. Me escribía gente con sobrepeso y me decían: ‘Anabel, me voy a comprar una minifalda y me voy a comer el mundo porque no voy a tener complejos«. La colaboradora ha destacado que muchos de sus admiradoras se han animado a lucir bañador después de verla a ella mostrando sus curvas sin complejo en las redes sociales.

La sevillana da una clase particular de ‘fitness’ a María Teresa

Al hacer balance de su labor como ‘instagrammer’, Anabel Pantoja ha destacado la ayuda que los demás le dan a ella con sus mensajes de apoyo. «Que me vengan personas que a lo mejor no me siguen… Sin ir más lejos tu hija Terelu le ha dicho a Chelo García Cortés: ‘Me ha encantado cómo ha bailado Anabel, qué bien lo ha hecho’. Yo me quedo con todo eso». Para ella lo más importante de sus posts en Instagram es «transmitir alegría y positividad», que «las malas noticias vienen solas».

Al final de la entrevista, Anabel ha confesado que es «muy perezosa para hacer deporte». A pesar de ello se ha puesto ropa deportiva para dar «una clase particular de ejercicio, de motivación, de alegría y de ritmo». La malagueña, animadísima, ha seguido su coreografía al ritmo de ‘Tuboescape’, de Kiko Rivera. El vídeo de su ‘meneíto’ de cadera a dúo no tiene desperdicio. «Después de dar una clase de ‘twerking’ a María Teresa ya me puedo morir tranquila», bromeaba Anabel.