La cantante ha explicado en ‘El Hormiguero’ que ha aplazado su boda con el doctor Miguel Sánchez Encinas, prevista para el próximo 14 de junio.


Chenoa ha charlado con Pablo Motos en ‘El Hormiguero 3.0’. La cantante ha hablado en el programa de Antena 3 del aplazamiento de su boda con el doctor Miguel Sánchez Encinas, a quien pensaba dar el ‘Sí, quiero’ el próximo 14 de junio.

Al igual que le ha sucedido a muchas novias en nuestro país, Chenoa ha tenido que suspender su enlace por culpa del coronavirus. La cantante tenía previsto convertirse en una mujer casada dentro de un mes. Sin embargo, la gravedad de la crisis sanitaria global ha obligado a la pareja a cancelar sus planes.

«Vamos a estar un poco en stand-by porque sí que es verdad que lo he comentado en Instagram con algunas novias que han tenido que posponer bodas, que les dicen que sí y luego que no», explicaba el pasado 20 de abril en ‘Espejo Público’, el programa que presenta Susanna Griso.

«Cuando tienes todo planeado, la idea es hacerlo bien»

En el programa de Motos ha abordado una vez más la cancelación de su boda. «Celebrar la boda con mamparas… No creo, ¿no?», comentaba Motos. «Está aplazado. Vamos a buscar otro día y como muchas novias con las que he estado hablado ha sido como: ‘qué lástima’. Cuando tienes uno tiene todo planeado, y más un día así, la idea es hacerlo bien y que estemos todos con salud. Que lleguemos todos y estemos a gusto». recordaba.

La cantante ha revelado que durante el confinamiento le ha dado por ver películas de guerra. «Me han empezado a interesar porque siempre me ha gustado la historia. Es verdad que cuando me fui a vivir sola y no pude compaginar la universidad. Estaba estudiando Historia del Arte. Estoy con la Primera y la Segunda Guerra Mundial», añadía. «Quiero hacer un poco de repaso y tener un poco de memoria, porque creo que el ser humano tiene poca memoria. Es bueno recordar que hemos pasado por momento muchísimo peores, pero en otro tipo de circunstancias».

«Podemos salir de esto»

«Podemos salir de esto. Somos capaces de aprender que tenemos mucho coraje y mucha valentía. Hay que dar un mensaje de poder al ser humano», subrayaba la cantante, desde su casa. «Hay que sentirse tan responsable como poder controlar la voluntad. La voluntad se puede hacer y el coraje se puede sacar. Creo que la nueva generación que está viviendo la crisis sanitaria, los más pequeños, será algo que van a tener bastante presente, creo».

Chenoa recordaba que ha habido otros episodios en su vida en los que le ha tocado luchar. «Yo pasé por muchas. Nací en el 75 en Argentina. En ese momento estaba la dictadura. También pasé la guerra de las Malvinas. Y en el 83 salimos con una mano delante y otra detrás. Y gracias a Dios Mallorca es la tierra que me ha dado la oportunidad de crecer y de ser mallorquina, que es lo que me considero. Y ver a mis padres trabajar noche y día… El espíritu de lucha se mama en casa». Al pensar en lo que vendrá de ahora en adelante, la artista se ha mostrado optimista. «Tengo fe. Es básico ahora mismo. Vamos a tener que pelear».

«Soy mucho más simpática de lo que dicen»

La exconcursante de ‘Operación Triunfo’ ha admitido que en estas ocho semanas de aislamiento, en las que ha estado «un poco solita», ha aprendido a convivir consigo misma. «Otra de las cosas que he aprendido es a autodialogar conmigo misma. A veces estoy limpiando, que me calma, y me doy cuenta de que estoy hablando conmigo misma. Me estoy conociendo mejor. Es un momento muy adecuado pata experimentar que queremos hacer y como queremos estar».

«Y me he dado cuenta de que soy muchísimo más simpática de lo que dicen», concluía. Esta última frase hacía alusión al enfado que se cogió con una reportera que le acercó demasiado el micrófono a la salida del AVE. «Siempre me altero y siempre soy una intensa con la prensa. Sentido del humor tengo y mucho. Al final es todo una leyenda urbana. Es verdad, y vosotros lo sabéis que me conocéis muy bien, que con algún tema me pongo un poco más en posición de ataque, pero poquita cosa. No me enfado, no. Es verdad que hablo de manera muy intensa o miro muy fijamente, pero no lo hago aposta», decía, entre risas.