La joven acudió a la plaza de Toros de Granada, ciudad en la que estudia Derecho, para presenciar la última corrida de su pareja.


Tras vivir un primer y apasionado verano juntos, Ana Soria y Enrique Ponce continúan consolidando su romance. La joven almeriense, de 22 años, se está convirtiendo en su fan más incondicional. Si hace tan solo unos días acompañaba al diestro en su cita en Nimes, Francia, ahora la vemos en la plaza siguiendo con atención una corrida celebrada en Granada. 

Foto: Gtres

El de Chiva no dudó en tener un gesto de cariño con su pareja acercándose al tendido para darle la mano. Un tierno momento que pudieron captar las cámaras de los numerosos reporteros gráficos que seguían la corrida. Desde que comenzó su relación, Enrique siempre la tiene muy presente y aunque no esté en la plaza le dedica la corrida escribiendo su letra A en el albero. La almeriense, con la obligatoria mascarilla, se mostró algo seria siguiendo lo que ocurría en el coso.

Ana, con un ‘look’ juvenil compuesto por pantalón blanco, top lencero, chaqueta calada y sandalias, intenta arroparle pero son escasas las ocasiones en las que la hemos visto en la plaza. Esta vez, se mostró tranquila, a pesar de que sabe que su presencia siempre genera gran expectación, y aplaudió la faena desde el tendido. La joven estudia Derecho en la Universidad de Granada, por tanto, se esperaba que no faltase a esta cita.

Los medios taurinos han elogiado la faena de Enrique, para quien este 2020 es especial ya que celebra el 30 aniversario de su alternativa. El valenciano concluyó la tarde cortando tres orejas y en el cartel estuvo acompañado por Curro Díaz y Sebastián Castella.

«Trato de ser feliz y de no hacer daño»

Después de convertirse en protagonistas de las crónica social de estos últimos meses, Ana y Enrique continúan forjando su relación. A sabiendas que su relación interesa a la prensa, el torero evita entrar en polémicas y durante una reciente entrevista con el programa ‘Tendido Cero’ donde le preguntaban por el tema, dijo lo siguiente: «Yo llevo mi vida. Trato de ser feliz y de no hacer daño. Y nada más».

Por su parte, Ana Soria también ha visto cómo su imagen pública gusta, y mucho, a las firmas. La joven, que se ha convertido en toda una ‘influencer’ desde que se diera a conocer su relación disparándose su número de seguidores en Instagram, podría haber sido tentada por un jugoso contrato publicitario para una casa de moda relacionada con el mundo de la tauromaquia. Se llama ‘El Capote’ y la almeriense sería la chica que daría salida a su línea femenina. Por el momento, se desconoce si la joven ha aceptado esta propuesta.