Un mes después de que estallara el tsunami del Merlos Place, Alexia Rivas se ha convertido en uno de los personajes de los que más se habla tanto en el papel ‘couché’ como en las redes sociales. Desde que saltó a la fama, la novia de Alfonso Merlos está utilizando sus redes sociales como plataforma de comunicación con sus 106.000 seguidores. Y con el mundo entero.

Porque la reportera de ‘Socialité’, convertida ya en una auténtica ‘celebrity’, es cada vez más activa en su cuenta de Instagram. Una plataforma en la que gana ‘followers’ por horas. Cabe recordar que hace poco más de 30 días su perfil era privado. Como suele pasar en las cuentas de este tipo, a él solo accedían sus amigos, compañeros y personas de su entorno. Y, por supuesto, previa solicitud de amistad. En cambio, a día de hoy la periodista es observada y seguida por una legión de usuarios. Un pequeño gran detalle que la ha impulsado a desarrollar su faceta como ‘instagrammer’.

El dilema de Alexia

Alexia Rivas

Quizás sea este el motivo por el que Alexia Rivas se anime a responder a todos y cada uno de los comentarios que recibe en Instagram. Por un lado, se muestra cauta ante los medios de comunicación, que es a lo que se dedica profesionalmente. Es redactora de uno de los programas más vistos del fin de semana en Telecinco y desde que entró en la plantilla del espacio de María Patiño está más que acostumbrada a formular preguntas. Sin embargo, como personaje mediático le cuesta responder a muchas cuestiones que ella misma plantearía como redactora. Sin duda, un dilema para quien conoce las dos caras de la moneda y ahora está «del otro lado», tal y como ella misma ha señalado.

El dilema de Alexia

Alexia Rivas

Curiosamente, delante de un micrófono o una cámara se echa para atrás. Pero en su faceta como personaje de las ‘social media’ no cesa de publicar fotos, videos y mensajes a través de Stories. Lo que a veces calla ante la prensa gráfica sí lo cuenta sin pudor en sus redes. Se siente cómoda en esta app, que suele premiar los comentarios e interacciones con otros usuarios otorgando mayor visibilidad y facilitando así la siempre rentable adquisición de ‘likes’ y admiradores. De este modo, su repercusión en redes aumenta y su perfil como ‘influencer’ se refuerza. Es el camino que suelen seguir quienes desean convertirse en prescriptores para numerosas marcas que deseen promocionar sus productos o servicios. Y una vía perfecta para abrir paso a una poderosa fuente de ingresos. He ahí el motivo que explica la facilidad con la que se explaya… únicamente en las plataformas digitales.