Alejandro Rubio quería ser anónima, a la vez que participaba del negociado televisivo y compartía el día a día de su vida privada en su canal de MTMad. Un canal en el que antes aparecía su novio, Álvaro Lobo, como una de las personas más importantes de su vida. Sin embargo, el dj desapareció sin dejar rastro. No solo desapareció de sus vídeos, sino también de su Instagram, borrándose cualquier rastro que evidenciase que un día Alejandra Rubio estuvo enamorada de un chico que antes copaba todos sus mensajes, fotos y buenos deseos para el futuro. Eso sí, después de dos años hablando de su novio, al llegar la ruptura se impuso el silencio y nada más se supo. Hasta ahora. ¿Por qué rompieron?

Alejandra Rubio teme responder a las preguntas de los periodistas, escudándose en su derecho a la intimidad, aunque esta haya sido fraccionada y vendida por capítulos en su canal personal y sus redes sociales. Ahora bien, otra cosa es responder a las mismas preguntas si estas vienen realizada por su familia virtual, sus seguidores, esos que siguen con atención todo lo que hace la hija de Terelu Campos. Vieron el inicio de su romance, dos años de amor con miles de fotos, mensajes cargados de sentimientos y planes de futuro que incluso les haría pasar por la vicaria, como así habían hablado sin tapujos ya en numerosas ocasiones. Incluso decidieron emprender una vida en común viviendo bajo el mismo techo en el madrileño barrio de Malasaña. Todo esto acabó precipitadamente al informarse de su ruptura. Eso sí, nos faltaba un capítulo por conocer, los motivos de su ruptura, que han sido guardados durante estos meses como si de un secreto de Estado se tratase. Hasta ahora.

Las relaciones se acaban y la vida sigue. Cada uno teníamos vidas distintas, teníamos que crecer mucho profesionalmente y ya está. Felices. No ha pasado nada raro ni nada extraño. Así que yo estoy muy bien y él supongo que también”, comienza a explicar Alejandra Rubio, que deja entrever que ahora el contacto con su exnovio es limitado, al reconocer que no sabe a ciencia cierta cómo él está viviendo la ruptura, aunque considera que será tan positiva como la suya.

¿Por qué Alejandra Rubio rompe su silencio ahora?

Muchos de los seguidores de Alejandra Rubio han tratado de sonsacarle los motivos que la han empujado a romper con Álvaro Lobo. Preguntas constantes durante las últimas semanas. Todas ellas sin respuesta, pero ahora ha decidido sincerarse y romper su silencio al respecto: “Simplemente he estado evitando el tema, me ha apetecido decirlo ahora y no pasa nada. Un día me levanté y respiré: la mejor época de mi vida. Un día te levantas y se han acabado todas las rayadas y todas las tonterías y dices, por fin”.

Ante eso que dice de las rayadas y las tonterías llegan a su fin, la pregunta era clara: “¿te arrepientes de haber mantenido esta relación con Álvaro Lobo?”. Ella lo tiene bien claro: “No”. Pero Alejandra Rubio desarrolla su respuesta: “No solo no me arrepiento, sino que no tengo por qué borrar cosas que hayan pasado en mi vida”, concluía la hija de Terelu Campos, que cada vez se encuentra más cómoda hablando de su vida privada. Algo que, por cierto, su novio, Álvaro Lobo, ahora exnovio, ha preferido mantener por respeto no solo por la que un día fue la mujer a la que le dedicaba todos sus esfuerzos, sino también por su mediática familia Campos.