Terelu Campos muestra su nueva imagen, mucho más delgada, con un espectacular posado para SEMANA y una sincera entrevista donde habla de todo, incluido el amor


Un nuevo número de SEMANA llega a tu quiosco cargado de actualidad y con que Terelu Campos como protagonista absoluta de su portada. La presentadora hace un exclusivo posado en bañador para nuestra revista donde además aprovecha para sincerarse de muchos asuntos que tiene pendiente todavía. Terelu lo hace para presentar además su nueva imagen, mucho más delgada, aprovechando que el próximo 31 de agosto cumple los 55 años. A pesar de que la hija de María Teresa Campos está cañón en las imágenes que podéis encontrar en nuestra revista en exclusiva, cierra las puertas al amor. Así mismo lo confirma ella: «He cerrado las puerta al amor. No siento que le guste a nadie«, sentencia en conversación con esta revista.

Las increíbles fotos de Terelu Campos en bañador

En el interior de tu revista favorita, que ya puede encontrar de forma física en los quioscos, o descargando la versión online AQUÍ, encontraréis el espectacular posado de Terelu Campos donde presume de nueva figura. A punto de cumplir los 55 años y estrenando imagen, la presentadora tiene claro que en cuestiones del amor todo ha llegado a su fin: «Ni me gusta nadie ni yo gusto a nadie», asegura en una sincera entrevista a esta revista. Además, en conversación con la hermana de Carmen Borrego, nos hace un repaso por este año 2020, que ha sido complicado para todos los españoles a consecuencia de la pandemia del coronavirus: «Me ha costado salir adelante este año«, nos asegura.

En las imágenes que encontraréis en el interior de la revista, podréis ser testigos cómo la madre de Alejandra Rubio ha perdido unos kilos, aunque confiesa que «no tengo báscula, así que no sé cuánto peso ahora mismo». Pero en ocasiones una imagen vale más que mil palabras y prueba de ello es el amplío reportaje en el que Terelu posa con diferentes tipos de bañadores que se ajustan perfectamente a su figura y la esculpen. A pesar de esta pérdida de peso y cambio de imagen, todavía no se siente segura de sí misma al cien por cien, pero reconoce que poco a poco va aceptándose a sí misma y que cuenta con el apoyo de sus doctores, con los que habla a menudo.

A sus casi 55 años, Terelu lamenta que su figura ya no sea la que tenía con 40. “Claro, no me habían pasado tantas cosas malas”, reflexiona al preguntarle por cómo se siente. Pero no es únicamente de su aspecto físico de lo que habla con SEMANA, también del ático que, por fin, ha podido vender: «He soltado lastre al vender mi ático. No merecía la pena hacer los sacrificios que hacía para mantenerlo”.