Diego Matamoros ha mostrado todos los tatuajes que tiene y ha explicado aquellos que se hizo en su momento por su ex, Estela Grande


Diego Matamoros ha sacado su lado más romántico tras su ruptura con Estela Grande. El hijo de Kiko ha mostrado todos los tatuajes que lleva impregnados en su piel y ha explicado con especial cariño todos aquellos que se ha hecho por su ex. Y es que Diego está repleto de tatuajes, pero tan solo hay uno que no guarda ningún significado, tan solo que le gustaba el diseño y la imagen.

Diego Matamoros confía en uno de los tatuadores más reputados

Se trata del primer «parche de su brazo izquierdo», según las palabras del propio Diego: «La pantera rosa es una portada de 1992 que me encantó. No tiene más simbología ni significado que ese. Los demás tatuajes todos tienen un significado para mí», ha contado. Pero sin lugar a dudas, el tatuaje que más llama la atención es su brazo derecho que está completamente tatuado: «Esto me lo ha hecho Pablo Ortiz, que es uno de los mejores tatuadores a nivel internacional de Toledo. ¿Qué diferencia tiene esto con otro? Cuando uno se tatúa normalmente son cinco agujas pero en este caso son veinte mini agujitas, que raspan y liman metiendo el color. A lo mejor para un degradado de azul son seis o siete pasadas», cuenta el hijo de Kiko Matamoros sobre el espectacular tatuaje que se ve en su brazo derecho.

En dicho tatuaje, puedes ver un colibrí y una flor, que para Diego significa lo siguiente: «El colibrí que sabe volar hacia adelante y hacia atrás. Esto en la simbología significa que tengas el pasado y el presente para poder avanzar al futuro y no cometer los mismos errores. Este tatuaje está hecho base en mi vida, por eso el colibrí, y mi vida con ella, que era una perfecta simbiosis y que el uno y el otro no podríamos vivir sin el uno y el otro. La flor nace de mi vena», ha contado, emocionándose sobre este tatuaje tan especial.

Diego Matamoros se ve como el Rey de la jungla

Después, Diego también ha querido mostrarnos uno de sus tatuajes favoritos: un león en el antebrazo. «Este león soy yo. Soy el Rey de la Jungla. El círculo que hay en el ojo es el círculo de Enso, que no está completo. La mirada a través del círculo imperfecto. Es una crítica a todo, a la sociedad, al ser humano… a todo. Es que no hay nada perfecto», ha asegurado el hijo de Kiko Matamoros muy centrado en explicar cada uno de sus tatuajes. Y es que para Diego, sus tatuajes hablan de él, de sus relaciones, de sus aspectos más personales… no son simples dibujos que les ha gustado así porque sí. Hay una historia detrás de ellos. Y en algunas ocasiones, una historia que ha compartido con su ex, Estela Grande.