El matrimonio ha disfrutado de una estancia de lujo, alojándose en un exclusivo establecimiento hotelero situado en un enclave privilegiado.


Con el fin del estado de alarma, muchos han sido los que han hecho las maletas y han huido de la gran ciudad. Este es el caso de Cristina Pedroche y David Muñoz que han aprovechado el fin de semana para exprimir San Sebastián. Una escapada cinco estrellas en la que, por supuesto, han tenido tiempo de visitar algún templo gastronómico. 

Instagram

El matrimonio ha disfrutado de una estancia cinco estrellas alojándose en un exclusivo hotel de la ciudad, situado en un enclave privilegiado, con unas inmejorables vistas al mar Cantábrico.  A tan solo 10 minutos del centro. Se ubica en las faldas del monte Igueldo y es uno de los pocos hoteles que pueden presumir de tener un restaurante muy laureado con nada menos que tres Estrellas Michelin. Está liderado por uno de los grandes cocineros guipuzcoanos, el chef Pedro Subijana.

Gracias a las redes sociales hemos sido testigos indiscretos de este viaje a la capital guipuzcoana. La colaboradora de ‘Zapeando’ nos mostraba algunas imágenes a través de sus historias de Instagram donde ha habido tiempo para desconectar por completo. No solo visitando los rincones más céntricos de la ciudad con paso obligado por la catedral del Buen Pastor, también han paseado por la playa de la Concha durante la noche y han saboreado un delicioso chuletón. «Amo el norte», sentenciaba Cristina. 

Instagram

Nuevamente esta escapada para Cristina Pedroche y David Muñoz cuenta con un importante aliciente que es el gastronómico. Ambos son grandes apasionados de una buena mesa, algo que seguro habrán encontrado en San Sebastián. Desde los pintxos de su parte vieja a sus conocidos restaurantes, el matrimonio ha desconectado por completo durante unos días.

Se trata del segundo viaje que realizan a Guipúzcoa durante los últimos meses. El pasado marzo el cocinero acudió por trabajo y participó en unas jornadas en el ‘Basque Cullinary Center’. Entonces también estuvo acompañado por su mujer y aprovecharon para disfrutar de la ciudad y algunos de sus alrededores. Se dejaron ver en un conocido restaurante de la localidad costera de Orio, célebre por su besugo.

El último golpe de la colaboradora

Una escapada de desconexión para la presentadora con la que ha encontrado «paz», tal y como ha indicado. Hace tan solo dos semanas sufría un duro golpe y decía adiós a un pilar fundamental en su vida, su abuela, quien fallecía víctima de coronavirus: «Despedirse de alguien es muy doloroso pero hacerlo en esta situación, la verdad, es horrible. El jueves por la noche falleció mi abuela tras haber estado 18 días luchando en el hospital contra la COVID», aseguraba. Añadía que los «abuelos y las abuelas deberían ser eternos. Y siempre lo serán si los tenemos presentes en nuestros corazones». Recordaba que debíamos seguir siendo responsables con la pandemia: «Debemos seguir teniendo mucho cuidado, y por supuesto cuando nos llamen, tenemos que vacunarnos, es la única manera de salir de esta».