Enrique Ponce se ha desplazado hasta el domicilio de Paloma Cuevas días después de que se hable de su nueva ilusión.


Este fin de semana se dio por hecho que Paloma Cuevas volvía a estar de nuevo ilusionada. Tras unos meses muy difíciles y después de su ruptura con Enrique Ponce, se aseguró que la empresaria había rehecho su vida y lo había hecho supuestamente al lado de un hombre apuesto, que estaba separado y que, además, conocía al diestro. Todo un bombazo que ella niega a su entorno, tal y como ha publicado este martes SEMANA. Desde este medio hemos hablado con su círculo más íntimo y Paloma niega rotundamente tales informaciones. «Ella a sus amigos nos lo ha negado. Nos dice que no está para eso, que ella está ahora en otras cosas», aseguran a esta revista. Horas después se ha podido ver allí a su ex, Enrique Ponce, quien se ha desplazado hasta el domicilio madrileño en el que Paloma vive junto a sus dos hijas.

Vídeo: Europa Press

El torero ha sido visto saliendo del garaje de la casa que compartían, un gesto que refleja la buena sintonía que existe entre ellos a pesar de su separación. Aunque desde hace más seis meses se espera que se produzca el divorcio entre ellos, ya que ambos han puesto fin a su relación, flecos económicos estarían frenando la firma de Ponce. Él por el momento está feliz y sigue compartiendo su vida junto a Ana Soria, tanto es así que residen los dos en un espectacular ático en Almería junto a su mascota. Lo que todavía es una incógnita es cómo pasarán las Navidades y es que se ha llegado a decir que Ponce estará con sus hijas en la capital y también con su ex, una ecuación que dejaría fuera de sus planes a Ana Soria. Los protagonistas de esta historia de momento continúan en silencio acerca de sus planes en estas fechas tan especiales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ana (@anasoria.7)

Fue hace tan solo unos días cuando Ponce y su pareja, Ana, desvelaron una vez ya pasada la difícil etapa a la que habían hecho frente. Su perro, recién llegado a su casa, enfermó de parvovirus y ambos tuvieron que unirse para ayudarse a luchar y sobreponerse tras este problema de salud. La propia Ana explicó en sus redes sociales todos los detalles, perfil en el que comentó cómo había sido día a día su recuperación. «Después de varios días de lucha, empezó a mejorar y quiso volver a comer. Para nosotros fue la primera luz en un túnel muy oscuro. En pequeñas cantidades comenzó una dieta blanda que fue tolerando muy bien. Cada avance era un milagro. Y cada día una batalla ganada a la muerte», dijo la joven en un post de Instagram.