El torero ya ha recibido el alta hospitalaria y se recupera en casa después de la operación a la que tuvo que someterse la pasada semana.


Enrique Ponce ha pasado unos días complicados en lo que se refiere a su salud. Tuvo que ser operado la pasada semana de una hernia de estómago en la clínica Cristo Rey en Jaén, tal y como publicó SEMANA. Pues bien, parece que la operación fue viento en popa, tanto que ya ha recibido el alta hospitalaria. El torero se encuentra ya en casa descansado, según adelanta la revista ‘Aplausos’.

«La evolución está siendo buena. El mismo día de la intervención se le dio el alta hospitalaria y este sábado hablé con él y todo va perfectamente», declara el doctor Rafael Fuentes al citado medio. El médico que intervino a Enrique Ponce ha querido aclarar, además, el verdadero motivo por el que el torero tuvo que pasar por el quirófano.

«Enrique tenía problemas con una hernia inguinal desde hace tiempo, teníamos pensado operarle durante el confinamiento pero finalmente él quiso esperar y hacer temporada y quedamos en realizar la intervención cuando él terminara», explicaba a este medio Rafael Fuentes. El doctor ha añadido, además, que Enrique Ponce ha pasado unos meses complicados: «Me consta que durante estos meses ha tenido bastantes inconvenientes al respecto porque es un problema muy molesto que se ve agravado con el ejercicio que se realiza al torear», zanjaba.

Enrique Ponce ya descansa en casa tras la operación

Enrique Ponce
© Redes sociales.

Después de la intervención, el torero se ve obligado a reposar. Tanto es así que no podrá realizar ejercicio físico durante más de un mes. En este tiempo, Enrique espera estar recuperado y retomar de nuevo la rutina que seguía antes de tener que ser intervenido de esta dolencia tan incómoda.

Una intervención quirúrgica que le obliga a frenar su alto ritmo profesional. Aunque Enrique Ponce estaba inmerso en la grabación de su disco con el cual está muy ilusionado, así como con otros negocios y su profesión de torero, tras esta operación no le queda más remedio al diestro que descansar.

A su lado, a buen seguro, estará su pareja, quien no se ha separado de él en los últimos meses desde que son pareja sentimental. Prueba de la solidez de su relación que se hayan mudado a un espectacular piso situado en una de las zonas más modernas de Almería y donde ambos están completamente instalados.

© Redes sociales.

Ana Soria, muy preocupada por su pareja

Ana Soria no se ha separado del torero en ningún momento y mucho menos ahora cuando ha sido operado. Como pareja de torero, Ana Soria vivió su primera gran ‘prueba de fuego’ el pasado verano. Enrique Ponce toreaba en el Puerto de Santa María cuando sufrió una cogida que en principio parecía de gravedad. Por suerte todo quedó en un susto, pero la almeriense se encontraba en el tendido y se llevó un enorme sofocón al ver al torero dando vueltas sobre el ruedo tras ser embestido por un astado. Fueron minutos de máxima tensión y nerviosismo en los que la joven experimentó por primera vez el sufrimiento que supone estar enamorada de alguien que se juega la vida delante de un animal.