Vídeo: Europa Press

Enrique Ponce y Ana Soria, sorprendidos muy cariñosos en alta mar: besos, carantoñas y mucha complicidad

Enrique Ponce y Ana Soria se han escapado de vacaciones a Almería, donde han sido pillados en actitud muy cariñosa, entre besos y carantoñas cuando creían que nadie les veía. Así actúa la pareja cuando creen estar solos. Vea el vídeo

Este mes se cumplía un año desde que Enrique Ponce y Paloma Cuevas hacían frente a los rumores de su crisis matrimonial confirmando el final de su matrimonio. Lo hacían de mutuo acuerdo, dejando claro que el amor se había acabado, pero no con ello el cariño y el respeto que sentía el uno hacia el otro. Días después entraba en escena Ana Soria, la joven novia del torero, que entraba en la ecuación para poner patas arriba la vida de ambos. Ahora la pareja para estar más que asentada y poco o nada les importa lo que opinan sobre su romance, aunque son muchos los que se posicionaron en un primer momento ante la que consideraban víctima de una situación. Un año después, el amor entre la joven estudiante de Derecho y el diestro recién retirado continúa viento en popa y Paloma Cuevas perfila ya los detalles del divorcio que pondrá fin a su matrimonio. Mientras esto sucede, los tortolitos siguen presumiendo de amor, esta vez a bordo de un yate en aguas de Almería, tierra natal de ella.

Unas imágenes que despejan cualquier duda sobre la estabilidad de su relación, puesta en duda en numerosas ocasiones, como así sucedió hace unos meses tras la publicación de unas imágenes en las que Enrique Ponce y Ana Soria aparecen discutiendo en la vía pública. No hay crisis, ya se afanaron ellos mismos en dejarlo claro, pero como suele decirse, una imagen vale más que mil palabras, por lo que el vídeo con el que se abre esta noticia podría ser la prueba de que este refrán no suele equivocarse. Al menos no ahora.

Enrique Ponce y Ana Soria parecen estar cada día más enamorados y vivir en una eterna luna de miel, la cual está precediendo a sus planes de formalizar su romance mediante el intercambio de alianzas. Otro de los rumores que circulan por las redacciones, esta vez, sin confirmarse ni desmentirse. Por el momento queda lejano ver a Ana Soria vestir de blanco para dar el ‘sí, quiero’ al torero, pero eso no quita que se regalen momentos tan románticos y propios de una luna de miel como los vividos estos días en Almería, donde la pareja ha sido objetivo de los paparazzi. Muestras de cariño, besos, arrumacos, risas y confidencias que dejan claro que entre ellos no solo no hay crisis, sino que están viviendo uno de los momentos más bonitos de su historia de amor, que se va asentando según transcurren los meses.