"La familia es lo primero", ha afirmado Tamara Falcó a través de Instagram.


Enrique Iglesias volvía a nuestro país con motivo de una cita importante. Su único concierto en España después de dos años sin enfrentarse al público de la ciudad que le vio nacer. Ante un abarrotado WiZink Center, que colgó el cartel de no hay entradas, el artista vivió una noche para el recuerdo arropado por su familia. Desde uno de los palcos siguió muy atenta el concierto su madre, Isabel Preysler, junto a Mario Vargas Llosa. Entre el público, también, cuatro de sus hermanas: Ana Boyer, Tamara Falcó , y las gemelas Victoria y Cristina Iglesias. 

La noche contó con todos los ingredientes para ser una velada mágica. Así lo reconocía una de las mayores fans de Enrique, su hermana Tamara. La ganadora de la última edición de MasterChef Celebrity bailó, cantó, saltó… y lo hizo junto a su hermana pequeña, Ana Boyer. «Hay conciertos que se te quedan en el corazón ? Ayer fue uno de ellos … vibró el WiZink con las canciones de Enrique Iglesias. Terminamos bailando todos entre confetti y globos al son de ‘I like it'», reconocía.

«La familia es lo primero»

Tras un concierto multitudinario, el artista tenía reservada una cena en familia. Y es que después de hacer vibrar al emblemático recinto, Enrique solo quiso disfrutar de una velada tranquila junto a los suyos. Gracias a una imagen publicada por Tamara hemos descubierto que salieron a cenar al restaurante ‘El Qüenco de Pepa’. Un establecimiento capitaneado por la chef Pepa Muñoz que ofrece cocina con sabor nacional y toques creativos.