El actor, que ha estrenado su nuevo musical POST!, nos ha contado cómo está siendo su experiencia como padre primerizo y si se plantea aumentar la familia


El Teatro Príncipe Gran Vía acoge la comedia musicada POST!, escrita y protagonizada por Edu Soto y dirigida por Alberto Castrillo-Ferrer. La obra ha arrancado este jueves 26 de noviembre y continuará hasta el 17 de enero. El artista regresa a los escenarios acompañado de su padre, el también actor Miguel Soto, y tras haber sido padre primerizo durante este confinamiento. Un momento por el que SEMANA ha querido preguntarle durante la presentación del acto. «Es lo más bonito que me ha pasado», nos ha dicho el actor durante el encuentro. El que fuera el divertido «Neng» del programa «Buenafuente», nos cuenta cómo ha pasado su confinamiento, cómo está siendo su experiencia como padre primerizo y si se plantea aumentar la familia.

Hemos pasado por unos meses muy duros y ahora, por fin, parece que volvemos a retomar, poco a poco, toda la actividad ¿Cómo has vivido estos meses?

Pues he intentado distraerme un poco. He hecho un poco de todo. Ha sido como el típico año sabático que todo el mundo sueña, pero obligado. Entonces no ha sido el perfecto, pero ya que estábamos ahí, me dije a mí mismo, tenía que aprovecharlo al máximo. No quise caer en la desidia y en el “sofing”. Así que me puse a escribir, llegando incluso a escribir una película y una obra de teatro. También aprendí a editar vídeos… He hecho de todo.

Durante el confinamiento, cocinar fue lo más habitual. El haber participado en una edición de “Masterchef” habrá influido en que pases mucho tiempo en la cocina, ¿no?
Sí. He cocinado todos los días. He llegado a hacer hasta cinco platos. Eso sí, luego los congelaba y los íbamos comiendo poco a poco. También me he dedicado a cuidar de mi chica, que está embarazada.

Eso te iba a decir. Fuiste padre durante el confinamiento. Muchas felicidades. ¿Cuáles han sido tus sensaciones?
Muchas gracias. Es lo más grande que hay. Llegar a tu casa después de trabajar y ver al enano ahí… Se te olvida todo.

Muchas personas no se deciden a dar el paso por miedo a que les cambie su forma de vida. A ti, ¿te ha cambiado la vida?
A mí no me ha cambiado, me ha aportado otras cosas. Parece que un hijo te paraliza y no es así. He seguido funcionando, creativo.. te adaptas. De hecho va a estar todos los días aquí con nosotros, en el teatro, aprovechando que mi chica también trabaja conmigo tocando el violín. Le hemos puesto una cuna de viajes en el camerino.

Una vez probada la experiencia de manera positiva ¿te animarás a ampliar la familia?
Bueno, cuando nos acostumbremos a esta nueva vida, veremos. La intención es darle un compañerito de juegos, pero nunca se sabe. Esta apuntado como recomendable.

Has regresado a los escenarios. Esta vez, en el teatro Príncipe Gran Vía, ¿cómo te sientes?
Hubo un momento en el que pensé que esto no acabaría nunca y bueno, la grandísima sorpresa me la llevé recientemente cuando me comunicaron que en dos días se habían agotado 3000 entradas. Estamos alucinando. Es un indicativo de que la gente tiene ganas de salir un poco del agujero y emocionarse. He intentado poner todos los ingredientes necesarios para que la gente disfrute al máximo. Cantamos canciones de Rafael, Camilo Sexto, Nino Bravo… y además contamos también con la participación de Canales Rivera. Creo que hemos conseguido hacer un espectáculo con todos los ingredientes.

En la obra coincides con tu padre, ¿cómo es trabajar con él?
Es un regalo, que nos hacemos mutuamente. Mi padre es un tío que crea buen royo increíble. Los chicos están encantados con él y él con los chicos. Es un tipo que genera buena onda. Para mí tener a mi papi y en un momento dado poder darle un abracito es un gustazo.

Hemos hablado de cómo ha sido tu experiencia respecto a la paternidad pero, ¿cómo está viviendo él su faceta de abuelo?
Está embobado y disfrutando mucho de su nieto. Menos mal que está aquí con nosotros, de la otra manera, estaría en Murcia confinado y con todo este problema solo podría verlo una vez al año. Es bonito disfrutar el día a día de un ser tan bonito. Cuando son tan pequeños y puros, es cuando hay que disfrutarlos.

Me gustaría hacer un viaje al pasado, contigo ¿Qué queda de aquel chico que saltó a la fama interpretando al “Neng”?
He tenido que evolucionar irremediablemente, como cualquier trabajador y más cuando nos dedicamos a este medio. Era muy joven, tenía 24 años y ahora tengo 42. He cambiado mucho.

De todo aquella época ¿Guardas cariño o es un pasado que no te gusta recordar?
Muchísimo. Fueron mis inicios y detrás de todo eso hay muchos amigos y historias. Hoy en día, cuando nos reencontramos, recordamos todos aquellos momentos con nostalgia. Está en mi corazón y en mi cabeza.