Desde que Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez comenzaran su relación, han sido muchas las veces que los medios portugueses han afirmado que Dolores Aveiro mantiene una mala relación con la modelo. A pesar de que siempre lo han negado, han vuelto a sonar las alarmas después de que los seguidores del jugador de fútbol se percataron de que su madre había dejado de seguir en Instagram a la argentina. Harta de esto, la lusa ha salido a la palestra y ha explicado cuál es su verdadera relación con la pareja de su hijo.

Dolores Aveiro ha utilizado sus redes sociales para dejar claro que tiene muy buena sintonía con Georgina Rodríguez. «Mis seguidores queridos, si he dejado de seguir a alguien con la que mantengo una relación muy directa, no se extrañen, fue sin querer. Como todos sabéis, mi cuenta de Instagram solo la utilizo de forma superficial, no entiendo muy bien cómo funciona. Si dejé de seguir a mi nuera (y a otras personas) ha sido por error. He tocado sin querer un botón«, explicaba a través de una storie en Instagram.

No contenta con ello, Aveiro también hace hincapié en que no se volviera a hablar de una supuesta mala relación entre ambas: «Dejad de inventar historias. Personas y gente tonta… tengo una edad para saber de todo esto, no estoy enfrentada con nadie, no sé usar Instagram. Este texto lo está escribiendo mi hija porque no sé tampoco hacer historias. Solo sé publicar fotografías y leer vuestros comentarios».

Además de ella, Ela, una de las hermanas del astro del balón, también ha querido pronunciarse sobre el asunto y ha asegurado que «la pandemia también ha afectado a los cerebros». Además, la portuguesa ha pedido respeto para su familia y en especial para su madre: «No inventéis tonterías«.

Dolores Aveiro, recuperándose tras un bache en su salud

El pasado 3 de marzo, Dolores Aveiro fue ingresada tras sufrir un derrame cerebral. Dos semanas después, recibió el alta y continúa recuperándose en casa. La madre del futbolista aseguraba que se encontraba bien y que había vuelto a su rutina diaria, aunque de forma lenta y con mucha calma. «Volví con un pensamiento muy claro: no necesitamos juzgar el color de la piel, la ropa o los zapatos que llevamos ni la apariencia de cada uno. No somos nada frente a la vida. Simplemente somos meros peones en este mundo. La vida es una lección y solo tenemos que darle valor y estar agradecidos por todo lo que tenemos. Hay que tener fe en Dios en que todo saldrá bien», escribía.

Además, de sentirse muy arropada por su familia, la madre de Cristiano Ronaldo ha resaltado cariño de todos y cada una de las personas que están a su alrededor y las fuerzas que estos le han transmitido para poder salir de este bache en su salud. «Estaré aquí con todos vosotros pero siempre cuidando y velando por mi salud. ¡Todo estará bien! ¡Quedaos en casa! Muchos besos para todos», finaliza y lanza una petición a sus seguidores para que sigan las restricciones que las autoridades sanitarias han pautado para hacer frente al coronavirus.

La madrugada del 3 de marzo, Dolores Aveiro sufrió un ictus y desde entonces permanecía ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Doctor Bélico Mendoça, en Funchal. La portuguesa estuvo acompañada en todo momento por su familia y afrontó con mucho optimismo su estado de salud. Fue ella misma quien, días después, explicó que se estaba recuperando, a pesar de pasar muchas horas acostada en la cama.

Desde el primer momento, la madre del jugador de la Juventus restó importancia al derrame cerebral que sufrió y lo tachó de ser un pequeño susto. «Soy consciente de lo que me sucedió y tengo la total certeza de que tuve suerte«, indicó. Entonces, aseguró que volvería muy pronto a casa. Y así ha sido,  dos semanas después, Aveiro se encuentra en casa para seguir su recuperación.