La primera entrega del documental de Rocío Carrasco marcó un punto de inflexión en su vida. Con la segunda parte, la protagonista se ha propuesto recuperar el tiempo perdido. Está disfrutando de una nueva etapa en la que ha buscado refugio en su nutrido grupo de amistades. La hija de Rocío Jurado se ha dejado ver exprimiendo una noche de fiesta junto a un rostro habitual de Telecinco: Isabel Rábago. Las dos amigas vivieron una divertida velada en un local de moda de la que nos han hecho partícipes a través de las redes

Instagram
Instagram

Buena música y, por supuesto, los mejores éxitos del momento. Las amigas han disfrutado de la noche madrileña bailando al ritmo del cantante de reguetón ‘Quevedo’. «Pura vida», añadía la periodista como hashtag. Unas imágenes en las que observamos la complicidad que existe entre ambas. No faltaron los besos y los abrazos, además, las instantáneas demuestran que las dos amigas sienten auténtica devoción la una por la otra. También se han dejado ver más desinhibidas y relajadas que nunca. Y es que Isabel Rábago siempre ha sido una de las principales escuderas de Rocío Carrasco en los platós de Mediaset.

Una nueva etapa en la vida de Rocío Carrasco

En marzo de 2021, Rocío Carrasco decidió romper su silencio después de más de dos décadas en las que optó por batallar su verdad en los tribunales. Un antes y un después en su vida que se produjo a través de un documental, ‘Contar la verdad para seguir viva’, que generó una enorme repercusión en el país y abrió un importante debate. Este último año ha sido de sanación para ella. No solo ha vuelto a la televisión, también está aclarando muchos polémicos aspectos que se cernían sobre la familia. Entre ellos, la inexistente relación que mantiene con los miembros más mediáticos del clan Mohedano.

Instagram
Instagram

La hija de Rocío Jurado habló recientemente con la revista SEMANA sobre su momento actual. «Me siento bien, me encuentro fuerte, serena, tranquila. La losa del pecho se va levantando cada vez más. Me encuentro tranquila y con impaciencia. Pero estoy bien, gracias a Dios. ‘En el nombre de Rocío’ es la contestación a muchos años de mentiras, simplemente es eso. No me arrepiento de lo que he dicho, me he podido arrepentir de lo que no he dicho». También aprovechó para contestar a aquellos que aseguran que actúa con odio. «Ese es el argumento fácil para los que no que no tienen nada a lo que agarrarse. El odio no es algo que yo experimente en mi vida. No lo tengo, lo que tengo es hartazgo. Respecto a lo económico, tampoco lo he hecho por eso. Es la argumentación de los mediocres».