Desde que se enterara del fallecimiento de su hijo, Alessandro Lequio ha querido sentirlo mucho más cerca, y no ha dudado en tener detalles que lo demuestran. Repasamos todo lo que ha hecho para tener a Álex con él en este duro trance.


«Se apagó mi vida». Así se despedía Ana Obregón de su hijo, Álex Lequio, tras su muerte el pasado 13 de mayo tras dos años de lucha contra el cáncer. Y es que a la actriz y a Alessandro Lequio se les ha apagado la vida después de que hijo falleciera con tan solo 27 años cuando se encontraba en Barcelona probando un nuevo tratamiento para superar la enfermedad.

Los padres de Álex Lequio no se han separado estos días tan duros para ellos. En cada una de sus apariciones los hemos visto juntos, abrazándose, y llorando la muerte de su hijo. Después de pasar varios días en Barcelona preparando el papeleo, Ana Obregón y Alessandro Lequio volvían a Madrid para dar el último adiós a su hijo. Totalmente debastados los veíamos, en compañía de la novia de Álex Lequio, Carolina Monje, en el Tanatorio de La Paz de Madrid, donde está enterrado su hijo desde el sábado pasado.

Ana Obregón volvía a su casa en Madrid, pero Alessandro Lequio no se ha separado de ella ni un instante. Los días en Barcelona han estado muy unidos, apoyando a su hijo en este duro trance. Los hemos visto en el hospital en el que se encontraba ingresado el joven e incluso vivían juntos en el apartamento que alquilaron para pasar allí los meses en los que iba a durar el tratamiento.

Y ahora en Madrid no ha sido menos. Mientras Ana Obregón ha decidido instalarse temporalmente en casa de una de sus hermanas para pasar estos días tan duros, Alessandro Lequio no deja de ir a visitarla. Lo ha hecho solo y en compañía de su mujer, María Palacios. No hay nada como tener el apoyo de la familia en estos momentos para superar el duro trance.

El deseo de la actriz es estar sola y afrontar el dolor en solitario desde su hogar, tal y como le ha manifestado a su entorno. Había aparcado todos y cada uno de sus proyectos profesionales para centrarse únicamente en la recuperación de su hijo, siendo una auténtica incógnita cuando los retomará. Este regreso no corre ninguna prisa, pues la actriz necesita tiempo para sobreponerse a un varapalo de tal magnitud.

El italiano se ha convertido en su mejor bastón. Entiende a la perfección el momento que está viviendo y por eso su única intención es la de apoyarla. Una imagen que, a buen seguro, hubiera esperado Álex, ya que él siempre luchó porque, a pesar de ya no estar unidos sentimentalmente, formaran una familia en la que reinara mucho más que la cordialidad.

Alessandro Lequio también pasa por uno de los momentos más delicados de su vida, ya que tenía una relación muy estrecha con su hijo Álex. Cuando se dejaban ver juntos públicamente se veía la conexión que había entre ellos. De hecho, desde la muerte de su hijo, el colaborador de televisión lo ha querido sentir muy cerca y hay algunos detalles a tener en cuenta que lo demuestran. El primer de ellos fue que Alessandro Lequio decidió llevar puesta la que era la camiseta preferida de su hijo, pero no es el único: