Cristina Pedroche ha vuelto a mostrar su cuerpo al desnudo en las redes sociales, eso sí, sabe cómo prescindir de la ropa sin necesidad de ser castigada


Desnudarse en las redes sociales es una práctica muy extendida entre aquellos privilegiados que poseen un cuerpo de infarto. No obstante, no solo se exponen a las críticas de aquellos que prefieren que las carnes queden siempre cubiertas, entre los que se encuentran los propios desarrolladores de Instagram, que censuran aquellas fotografías en las que se luce partes clave de la anatomía, especialmente de la mujer. No obstante, Cristina Pedroche ha encontrado la fórmula perfecta para enseñar grandes porciones de su piel al desnudo, sin que desde la cúpula de Instagram sientan la obligación a censurar su cuerpo.

Cristina Pedroche se ha despertado con buena cara y mejor cuerpo. Eso sí, en su última publicación en Instagram la cara se la presumimos, que será la misma de siempre, pero el cuerpo lo vemos en todo su esplendor y sin la ropa que cubra sus vergüenzas. La presentadora ha compartido una instantánea en la que aparece completamente desnuda, haciendo una de sus pericias fruto de la flexibilidad que el yoga ha aportado a sus músculos.

Haciendo el pino y cubriendo las zonas más prohibitivas de su anatomía tras la almohada, así ha logrado Cristina Pedroche saltarse de nuevo la estricta normativa de Instagram respecto a la cantidad de piel que se permite enseñar sin que se pueda caer en lo obsceno. Esta vez, Pedroche se ha librado. “Ya no sé si el mundo está al revés o soy yo la que está boca abajo”, escribe como acompañamiento a su curiosa instantánea, que está cosechando muchos comentarios de seguidores que subrayan lo fibroso que está su cuerpo, así como otros hablas de lo inconveniente que es mostrar el cuerpo al desnudo sin pudor.

Eso sí, no es la primera vez que Cristina Pedroche se desnuda en Instagram y logra saltarse la censura y es que hasta para esto hay que tener tiento y saber estratégicamente qué tapar y cómo hacerlo para la supervivencia de la foto, consiguiendo el objetivo de hacer subir la temperatura.