La familia no se recupera. Ni El Litri ni los suyos son capaces de hacerse a la idea de los tremendos varapalos que han llegado a su vida en cuestión de dos semanas. Si bien hace aproximadamente 15 días era cuando se anunciaba la muerte del torero ‘El Litri’ a los 91 años, una muerte esperada debido a su delicado estado de salud, ahora ha sido Concha Spínola quien ha muerto por un infarto repentino. SEMANA reveló su fallecimiento y se empiezan a conocer detalles como su lugar de enterramiento, pues ha llamado la atención que esté separada de su gran amor. A pesar de lo que se podría imaginar, Concha será enterrada en su tierra natal y no en el cementerio de la Soledad en Huelva.

El litri último adiós
Gtres

Sus restos mortales llegan este miércoles 8 de junio al ayuntamiento de Azuaga (Badajoz), donde ya esperan sus cenizas. Recibirá sepultura en el panteón familiar, tal y como ha contado Jaleos. Allí reposan los restos de su padre, quien falleció en la década de los 80, siendo ese su deseo y por lo que sus hijos han tomado esta decisión. Será en las próximas horas cuando comience el goteo de familiares, que le darán su último adiós a Concha Spínola, que no ha podido superar la muerte de su marido.

Hay que recordar que la felicidad de la boda de su hijo, Miguel Báez, con Casilda Ybarra, se vio empañada por la mayor de las tragedias: la muerte de ‘El Litri’. La pareja se encontraba disfrutando de su luna de miel cuando recibieron la noticia. Ahora vuelven a recibir una mala noticia con la muerte de la madre de este, que tenía tan solo 71 años, cuando se encuentran de luna de miel. Concha Spínola fallecía el día 5 de junio, dejando desolada a su familia, quienes esperaban disfrutar de mucho más tiempo a su lado.

Litri
Gtres

La pareja han estado 55 años juntos y destacan que para Concha ha sido especialmente duro afrontar su nueva vida sin su marido. Era quien le cuidaba y quien dejó todo por él para su recuperación, sin embargo, no ha sido posible. Su tristeza se hizo evidente cuando se despidió de su marido, pero nada hacía presagiar este triste final para la familia.