«Los dos éramos muy públicos y por ese lado había que apechugar pero ya han pasado 20 años», sentenciaba la cantante.


En la nueva entrega de ‘Dos parejas y un destino’, hemos podido conocer el lado más humano de Chenoa. La cantante se ha abierto en canal con su compañera de viaje, la Terremoto de Alcorcón, y ha hablado abiertamente de cómo es su actual relación con David Bisbal.

RTVE

En una piscina con vistas al casco antiguo de Sevilla, la que fuera concursante de ‘Operación Triunfo’ aseguraba que no mantiene ningún tipo de relación con el que fuera su pareja. En concreto, Chenoa insiste en que ni siquiera tiene guardado en su teléfono su número. Aunque para quitarle hierro al asunto, la cantante insistía en que tampoco tenía el de otros de sus compañeros. «Nunca ha estado en el chat en realidad. Lo mismo que te digo que el de Vero no lo tuve hasta que no la vi cuando volvió a España. Y con David pasó lo mismo, trabajó mucho fuera y luego aquí, no lo tengo».

Aunque no lo verbalizó, Chenoa confirmó que fue David Bisbal quien acabó con la relación que mantuvieron a raíz de su paso por el programa de La 1. «Se produce dentro de la academia, fueron tres años. Esa historia ha quedado un poco en el corazón, a veces yo contesto porque intento hacerlo con naturalidad y otras a veces parece que saco yo el tema, pero es que todo el mundo habla de ello. Los dos éramos muy públicos y por ese lado había que apechugar pero ya han pasado 20 años», sentenciaba.

De la misma forma, para darle un toque de humor al asunto, Chenoa reconoce que su salida a hablar con los medios en chándal supuso un antes y un después en su vida. «El chándal yo creo que lo regalé. No voy a decir dónde lo compré pero me costó seis euros», contaba. Eso sí, la cantante reconoce que sigue guardando un detalle que tuvo David Bisbal con ella. «Me regaló un vestido y eso no lo he tirado, el pobre no tenía tiempo ni dinero para anillos ni joyas. Era una época que había que currar y había que aprovechar el momento. Todo el mundo intenta buscar ese ‘no lo has olvidado’, pero tengo una edad que si no lo superas, mal vas», relataba.

Enamorada de Miguel Sánchez Encinas

Si algo que caracteriza a Chenoa es su facilidad para hablar sin filtros de determinados asuntos. Gracias a su personalidad, el pasado mes de febrero, la cantante se sinceraba con Bertín Osborne y no dudaba en hablar de su relación con su prometido, el doctor Miguel Sánchez Encinas. Su boda con el urólogo se ha visto pospuesta debido a la situación de emergencia sanitaria, algo que aún así no le ha quitado las ganas de darle el «sí, quiero» al amor de su vida. «Mi pareja me ha ayudado mucho a sentirme a gusto conmigo misma, a que me quieran con esa hecatombe que soy yo, con mis cambios de humor. Eso mola mucho cuando lo encuentras. Cuando lo conocí lo primero que escuché fue la voz. Llegué la primera a la cena y lo oí hablar. Cuando pasó dije ‘No puede ser, qué guapo’. Fue bastante natural. Y desde ahí…», contaba.

Eso sí, también reconocía que sus caracteres son muy diferentes. Es muy reservado, muy tranquilo, muy respetuoso y tiene una conversación fantástica. Somos tranquilos a la hora de estar en casa. Me gusta escuchar la radio o leer un libro. Soy una tía muy tranquila. Somos buenos compañeros», añadía.

También hablaba de cómo su chico le pidió que se casara con ella. Fue «una pedida maravillosa», durante unas vacaciones en Roma. «Arrancamos yendo a Roma. Intenté estudiar Historia del Arte pero al final no pude terminar la carrera y me llevó. Fuimos al Jardín de los Naranjos, que se ve toda la ciudad. Yo estaba cansada y no paraba de repetir: ‘Quiero ir al hotel, que me quiero quitar los zapatos’. Él me decía: ‘Venga, Laura’. Y yo… todo negativo y no me gustaba andar. Ponte allí que te voy a hacer la foto. Cuando me doy la vuelta estaba allí con el anillo. Yo no quería ni subir ni ponerme para la foto. Tenía pelos de loca, iba con una camiseta horrible. Pero de repente fui muy feliz».