Aaron Carter, estrella del pop infantil de la década de los 90, ha sido hallado muerto en su casa de Lancaster, California, a los 34 años. El músico, hermano del integrante de los Backstreet Boys, Nick Carter, sufría esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión maníaca y ansiedad.

Singer Aaron Carter at the premiere of
Gtres

La noticia ha sido confirmado por el portal TMZ donde han detallado que el cuerpo sin vida era hallado en la bañera. Un portavoz del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles explicaba que recibieron una llamada antes de las 11 de la mañana en la que se alertaba de una persona ahogada en la bañera. La familia ha solicitado «comprensión» en este momento tan difícil.

El cantante se convirtió en un rostro muy conocido en la década de los 90. Debutó en el mundo del espectáculo con tan solo 9 años y su primer trabajo vendió un millón de copias. Sus primeros grandes éxitos fueron Aaron’s Party, That’s How I Beat Shaq y su versión de I Want Candy de The Strangeloves. En su época álgida, Aaron Carter también acompañó a los Backstreet Boys durante sus giras. En los últimos años había tenido muchos problemas legales y también de adicción por lo que tuvo que ingresar en distintos centros de rehabilitación. Era padre de un hijo, Prince, fruto de su relación con Melanie Martin.

La difícil infancia de Aaron Carter

La vida del cantante estuvo marcada por una infancia difícil. Hace tan solo tres años confesó que su hermana Leslie, fallecida en 2012, había abusado de él. «Mi hermana me violó de los 10 a los 13 años, cuando no estaba medicada. No solo sufrí abusos sexuales por parte de ella, sino también por parte de mis primeras dos bailarinas cuando yo tenía 8 años. Y mi hermano abusó de mí toda la vida».

Singer Aaron Carter in Los Angeles
Gtres

Una confesión que el rapero realizó a través de sus redes sociales. «Mi hermana Leslie sufría de bipolaridad y tomaba litio para tratarla. Nunca le gustó la forma en que esto le hacía sentir y, cuando ya no las tomó, hizo cosas que nunca quiso hacer. De veras lo pienso. Yo tenía 10 años. He pasado los últimos 15 años de mi vida yendo a terapia por abuso y violación». Su hermana murió con tan solo 25 años por una sobredosis de barbitúricos.

El rapero hablaba así en 2018 de sus adicciones. «Estoy feliz de haber salido del otro lado.  Solo quiero divertirme, estar saludable: mente, cuerpo, alma, emociones… todas esas cosas, y ser realmente responsable de mis propias acciones también».