«No me puedo creer que haya pasado 21 años desde que dijéramos ‘sí, quiero'», ha indicado la diseñadora.


Hace 21 años David y Victoria Beckham se daban el «sí, quiero» en una boda de cuento de hadas en el castillo de Luttrellstown en Irlanda. Desde entonces, se han convertido en el matrimonio más consolidado del mundo y cada vez que pueden aprovechan sus redes sociales para gritarle al mundo lo enamorados que están.

El año pasado, su aniversario de bodas fue completamente diferente. La pareja hacía las maletas y ponía rumbo a París para celebrar sus 20 años de casado por todo lo alto y disfrutaron de un tour privado por Versalles. Este año, y a consecuencia de la situación de emergencia sanitaria que vive el mundo, y más en concreto Reino Unido, se han tenido que quedar en casa. Sin embargo, esto no ha impedido que festejen este día tan especial. En concreto, la pareja ha compartido un par de vídeos en sus redes sociales en los que muestran las imágenes más personales de su familia y en los que queda patente que siguen igual de felices como aquel 4 de julio de 1999.

«Hace 23 años, estaba sentado en una habitación con Gary Neville y aparecieron las Spice Girls en la televisión. Me giré hacia él y le dije que me había gustado mucho la que aparecía vestida con un traje de cuero negro. Quién habría pensado que todos estos años después estaríamos celebrado estos 21 años de matrimonio y que tendríamos cuatro hijos perfectos. Gracias Victoria y feliz aniversario», escribía el jugador de fútbol recordando el momento en el que vio por primera vez a su mujer. Hay que remontarse hasta 1997 cuando el que fuera jugador del Real Madrid le dejó claro a su amigo que iba a conquistar a Victoria después de verla en el videoclip de «Say You’ll Be There». Y así fue. Poco después, su primer encuentro tuvo lugar en una de las salas VIP del Old Trafford, el estadio del Manchester United. Desde entonces, ambos dieron rienda suelta a su pasión y se han consagrado como el matrimonio más consagrado dentro de las celebrities.

Enamorados y nada de divorcio

Por su parte, la diseñadora también ha querido hacer un vídeo especial con las mejores imágenes junto a David y le ha dedicado unas cariñosa y emotivas palabras que ponen fin a cualquier rumor sobre una posible separación y distanciamiento en la pareja. «Feliz aniversario. No me puedo creer que haya pasado 21 años desde que dijéramos ‘sí, quiero’. Cuatro hijos, cuatro perros, muchas risas y desde luego, te quiero más cada día», sentencia.

El matrimonio se casaba en un precioso castillo que se situaba muy cerca de Dublín y ambos fueron vestido de blanco. En concreto, Victoria se enfundó un vaporoso vestido de Vera Wang. Después, la pareja se cambió de atuendo para la recepción y apostaron por unos diseños morados de Antonio Beradi.