Angelina Jolie y Brad Pitt solicitaron el divorcio en el año 2016 tras 12 años juntos. Un capítulo que lejos de cerrarse, sigue abierto seis años después. Hablamos de la nueva demanda que le ha interpuesto ella a su ex, pues según la intérprete, el actor se habría apoderado del control de la bodega que compartían y que compraron cuando todavía estaban juntos. Ahora Angelina quiere que se le compense con 250 millones de euros en concepto de daños y compensación y es que mantiene que Brad ha dilapidado millones de dólares procedentes de la bodega. Habría construido una piscina de recreo o la reforma de una escalera de la bodega que se hizo hasta en cuatro veces, ya que las tres anteriores no eran de su agrado.

Angelina Jolie
Gtres

El Chateau Miraval fue adquirido por esta pareja años antes de su punto y final como pareja, en concreto, en el año 2008. Tiene más de 500 hectáreas y ha sido reformado en varias ocasiones para sacar el mayor rendimiento posible, sin embargo, ahora vuelve a ser un problema entre ellos. Lo comparten al 50 por ciento y fue este precisamente el escenario de su boda en el año 2014, el mismo lugar que ahora les llevará a los tribunales. Adquirido por varios millones de dólares, tiene 35 dormitorios, spa, jacuzzi, gimnasios, así como un viñedo de 30 hectáreas dedicadas a la producción de vino rosado.

Según los documentos que se han publicado, la bodega ingresa aproximadamente 50 millones de dólares al año, aunque esto no es suficiente para mantenerles unidos a nivel empresarial. Cabe recordar que este año ambos también fueron noticia al conocerse que Brad Pitt había denunciado a Angelina Jolie por intentar vender ella su parte de la finca a un empresario ruso sin siquiera avisarle.

Angelina Jolie Brad Pitt
Gtres

‘Page six’ ha explicado que Brad Pitt podría haber iniciado esta toma de control unilateral «en represalia por el proceso de divorcio y custodia», garantizando así que Angelina no tuviera en su poder ningún beneficio de la bodega. Además, recalca que en su día Brad Pitt le hizo firmar un contrato de confidencialidad con el que le impedía contar detalles de su ruptura.