«Nos da muchísima pena venderla», cuenta Carmen Lomana a SEMANA. La empresaria lleva veraneando en esta vivienda desde que tenía ocho años.


A principios de año, la familia Lomana se reunía para tomar una decisión: qué hacer con la casa de verano que posee en Asturias. Carmen Lomana y sus tres hermanos la heredaron tras el fallecimiento de su madre, Josefa Gutiérrez, hace ahora cinco años, y desde entonces la disfrutaban por turnos y el mantenimiento de la vivienda cada vez se antojaba más complicado.

Según ha podido saber SEMANA, en febrero de 2020 se decidieron: había que vender. “Cada vez nos costaba más ponernos de acuerdo porque todos queríamos ir al mismo tiempo. Además, hay que hacer obra, porque todas las casas necesitan unos cuidados, y ya es un lío tremendo. Lo mejor es venderla, aunque nos dé mucha pena”, cuenta Carmen Lomana a SEMANA.

Así, desde febrero la que ha sido la residencia de verano de los Lomana está a la venta en una conocida inmobiliaria local. La misma anuncia esta propiedad como una gran oportunidad para aquellos que deseen disfrutar de una vivienda a pie de playa, ya que solo está a unos pasos de una de las mejores playas de Celorio, el pueblo costero de Asturias que cada verano ha ido viendo crecer a nuestra socialité más famosa.

“Sí, mis padres compraron esa casa cuando yo tenía 8 años, pero mi primera foto en Celorio es cuando solo tenía 5 meses. Llevo pasando allí los veranos toda la vida y es un lugar muy especial para mí y para mi familia. Imagínate lo que es esta casa… Nos da muchísima pena venderla porque tiene millones de recuerdos, pero es lo mejor”, nos insiste Carmen. “Además, una casa como esa ahora mismo es impensable porque por la Ley de costas ni siquiera se podría construir. Es una maravilla única”, añade.

Se vende por 350.000 euros

La casa que comparten Carmen y sus hermanos está a la venta por 350.000 euros. Tiene 90 metros cuadrados, tres habitaciones, un baño, una cocina con acceso a una terraza con barbacoa y conserva ciertos toques de aire marinero que, como reza el anuncio, le da ese aspecto “de casita de playa”.

Pensada para los que sueñan con unas tranquilas vacaciones a la orilla del mar, en el patio hay una ducha preparada para quitar la arena después de una jornada de playa. En definitiva, se trata de una vivienda ideal para veranear en uno de los pueblos más bonitos de la costa asturiana.

El hecho de poner en venta esta casa, a la que va desde que tenía ocho años, es un duro golpe para ella. «Nos da muchísima pena», explica la empresaria, que asegura que seguirá yendo a Asturias para mantener la tradición de su familia durante tanto tiempo. Carmen y sus hermanos llevan años cuidando esta residencia familiar, en la que coinciden de vez en cuando, aunque suelen veranear allí por turnos.

A continuación, os mostramos cómo es por dentro la espectacular casa que Carmen Lomana y sus hermanos ponen a la venta en Asturias: