Carmen Borrego ha pasado la peor tarde de su vida desde que está en ‘Sálvame’. La colaboradora de televisión acudía este miércoles al plató del programa después de haber dado una exclusiva hablando de la polémica de los audios de su nuera, Paola, que ha hablado de ella y de su familia de manera cruel. Después de pasar una tarde complicada, la hija pequeña de María Teresa Campos estallaba tras varios ataques. Una crítica de Kiko Hernández la hacía llorar: «El titular es que tu hijo te ha dicho que no lo hicieras y tu hijo se está comiendo 50.000 medios porque su mamá no ha sabido decir que no a la pasta, punto».

La hija pequeña de María Teresa Campos estalla tras las críticas

carmen-borrego-2
Telecinco.

Tras unos segundos de tensión, Carmen rompía a llorar y trataba de irse del plató. «No puedo seguir con esto, entendedme compañeros. Yo os entiendo a todos, entiendo todas vuestras posturas, pero no puedo seguir, es mi hijo, entendedlo. Tenéis que hablar de él, lo entiendo, pero yo no quiero seguir oyendo esto porque me hace daño. No puedo más, me he sentado ahí reconociendo absolutamente todo, pero no puedo más. He metido la pata como madre, sí, señores. La he metido, ya está, se acabó el tema», ha declarado entre lágrimas y queriéndose ir del plató.

«Déjame por favor, nunca me he equivocado como madre, pero ahora he metido la pata», dice antes de darle un abrazo a María Patiño, que quería consolarla a sabiendas de que lo estaba pasando mal. «Ya está por favor, ya está», continúa diciendo secándose las lágrimas de los ojos.

Ha tenido que ser consolada por María Patiño

carmen-borrego-4
Telecinco.

La colaboradora de televisión no podía parar de llorar

carmen-borrego-5
Telecinco.

Carmen se echaba las manos a la cabeza, se apoyaba en una mesa, donde continuaba llorando por todo lo ocurrido. Su hermana, Terelu Campos, ha estado en todo momento muy pendiente del programa, por lo que ha sufrido desde casa cómo lo estaba pasando su hermana. Eso le llevaba a llamar al programa inmediatamente para defenderla. Y lo hacía muy indignada.

«Yo trabajo en este programa y como trabajo en este programa, pueden permitirme decir lo que pienso, como lo hacéis los demás, todos los demás. ¿Era necesario, Kiko Hernández, decirle lo último que le acabas de decir de esa manera? ¿De verdad Kiko, de verdad? ¿Era necesario? Me ha herido hasta a mí, vamos. Hay cosas que puedo entender perfectamente, puede haber cosas que pueden parecer incomprensibles. Estoy hasta temblando, me voy a sentar», dice mientras defiende a su hermana desde su casa, donde ha vivido también la peor tarde de su vida.