Después de que el colaborador pidiera disculpas públicamente, la colaboradora y su madre han respondido.


A lo largo de las últimas semanas, Kiko Hernández ha ocupado muchos minutos de su trabajo en ‘Sálvame’ para lanzar duros ataques contra Carmen Borrego. Esta se quejaba en ‘Vida la vida’ de su falta de respeto al llamarla ‘Potota‘. El enfrentamiento entre ambos colaboradores de Telecinco llegaba a su punto álgido el pasado martes, cuando Kiko tachaba a la malagueña de ser una “mentirosa de libro, de enciclopedia». El madrileño se enzarzaba contra su excompañera acusándola de ser capaz de traicionar a los suyos por dinero: «No te voy a llamar Potota, te voy a llamar mentirosa y embustera. De Terelu. me fío y de tu madre también. De ti, no. Vendes a tu madre por dos duros, por una exclusiva».

María Teresa Campos: «Yo se lo agradezco»

Kiko Hernández se despachaba a gusto contra Borrego, y no dejaba títere con cabeza. «Cuentas unas bolas… ¡Qué pájara estás hecha! ¡Qué mentirosilla! Como te crezca la nariz como a Pinocho se te va a poner como la papada. «¡Qué asco! ¡Asco!», decía. Incluso la animaba a estar más pendiente de su madre, rodeada de mucha «soledad» en su domicilio de Molino de La Hoz, en Madrid. Pero, tras reflexionar sobre sus propias palabras, se mostraba arrepentido y pedía perdón públicamente a Carmen Borrego el pasado miércoles. «Me equivoqué y es la peor versión mía. No me gustaría sacarla muy a menudo porque me da hasta asco. Sobre todo por dos personas, Terelu y Teresa Campos, una es hermana y otra es madre», admitía. «Creo que toca pedir perdón».

La respuesta de las Campos a las disculpas del colaborador no se han hecho esperar. La primera en pronunciarse ha sido María Teresa Campos. «Yo se lo agradezco», admitía ante las cámaras de ‘Sálvame’. También explicaba cómo se siente tras su acercamiento a Jorge Javier Vázquez, con quien la reconciliación está cada día más cerca. «Me parece muy bien. Lo que hay que hacer es olvidarse ya de eso. Todo lo que sea bueno me parece bien».

Telecinco

Por su parte, Carmen Borrego pretendía esquivar las preguntas del periodista Kike Calleja le preguntaba si había visto el perdón televisivo de Kiko. «No he visto nada, te lo prometo. Cuando lo vea diré», decía.

Carmen Borrego: «Estoy a favor de la paz»

Pero finalmente accedía a hacer referencia a las excusas del colaborador. «Estoy a favor de la paz». Han sido muchas jornadas de rifirrafes entre ellos en los platós de televisión, por lo que la colaboradora del programa de Emma García está a favor de una tregua.

A Kiko Hernández la reacción de Carmen no parecía conmoverlo demasiado. «Eso de ‘no he visto nada’ ya está muy usado… y de pronto el domingo lo ha visto todo. ¿No has visto una llamada de teléfono en tu móvil? ¡Ahí os equivocáis! Pero sigo en paz, ¿en?», espetaba. Asimismo, dejaba claro que se había disculpado, ante todo, por María Teresa y por Terelu. «Es por su madre y por su hermana. Ayer pido perdón y a lo mejor hoy empiezo otra vez la guerra. La clave está en el domingo».

Telecinco

Jorge Javier Vázquez apuntaba: «Las Campos no son rencorosas». Y le preguntaba a Kiko: «¿Qué tienen que hacer ahora?». Su respuesta era tajante: está a la expectativa de la reacción de Carmen Borrego en televisión. «Si ahora el domingo ataca es que le va la marcha y quiere bailar, así que vamos a bailar».

El perdón público de Kiko: «Me pasé 80 pueblos»

Cuando Kiko entonó públicamente el ‘mea culpa’ y daba un paso atrás en sus ataques a Borrego dejaba claro que el mote de ‘Potota’ se lo había puesto bajo expreso consentimiento de su colega, a quien en un principio le parecía simpático el apelativo. «Lo de Potota no es por ofender. Es que me hace gracia y cuando te lo dije dos o tres veces y vi que no te ofendía continuamos con la gracia. ‘Cotota’ te lo llamaban en ‘Día a Día’ y como te hiciste lo de la papada te puse ‘Potota’ por ‘Mister Potato’. Pero eso no es ofender», declaraba. «En su día me dijiste: ‘A mí lo de Potota me hace gracia, cómo lo dices y con el tono que lo dices», señalaba.

«Prefiero que me llamen incoherente a que me llamen mentiroso. Pido disculpas porque fue una exageración y me pasé 80 pueblos pero te pido, Carmen Borrego, que no me nombres». Tras estas palabras, el madrileño pedía un acuerdo con la andaluza. «Potota… es la última vez lo que digo. Se acabó. No digo más Potota, ni digo más Carmen Borrego. Y si dices algo de mí que sea con verdades, no con medias verdades ni con mentiras. Vamos a a hacer ese pacto. No metas a terceras personas».