Carla Barber el pasado año nos contó que había invertido gran parte de sus ahorros en una increíble casa situada a las afueras de Madrid. SEMANA la localizó y descubrió el palacete construido en 1963 del que ella estaba reformando su interior, eso sí, conservando algunas partes como su escalera. Pertenece a una exclusiva urbanización, tiene 800 metros cuadrados y una gran parcela que, por fin, puede disfrutar. ¿El impedimento que frenaba su mudanza? Unos permisos para poder talar los árboles, pues temía por la integridad de su familia, pero ya los tiene consigo. De hecho, ha comenzado la mudanza y posterior decoración, tal y como ella misma ha compartido en sus redes sociales, donde ha mostrado los dos grandes ambientes que tendrá esta estancia. Mobiliario de diseño, una chimenea de época, lámparas de flecos, luz de diseño, piezas de un sofá...son varios los detalles que hemos podido ver tras 9 meses de obras. Captura

Emocionada por poder trasladarse a esta casa que está ubicada en la zona norte de Madrid, Carla Barber no ha dado una fecha definitiva en la que ella, su hijo y su pareja vivirán en ella. Solo ha dejado claro lo feliz que está de empezar esta nueva vida en su propiedad: «De verdad que se me saltan las lágrimas». Quiere formar parte del proceso y, aunque algunos muebles y enseres de su antigua casa sí que podrá reutilizarlos, la mayoría de cosas deberán de quedarse en el espectacular piso que deja atrás en el centro de Madrid, ya que las dimensiones nada tienen que ver con el de ahora. Ha empezado casi de cero, se ha rodeado de expertos y no ha tenido reparo alguno en gastarse dinero para incluir domótica, una iluminación cuidada o seguridad, siendo este uno de los detalles que más preocupaba a la canaria. Cabe recordar que sufrió un violento robo en el portal de su casa por el que se replanteó todo y por el que incluso adoptó a su mascota, un perro de defensa que, por cierto, desde hace meses no vive con ella.

casa carla barber decoracion
Redes sociales

De este modo, Carla Barber empieza de cero en una casa en la que no haya vivido con ninguna expareja, pues en su último apartamento convivió con Diego Matamoros y con Camilo Esquivel. Aunque quedan muchas cosas por saber de su nuevo casoplón, sí que ha contado que la reforma no ha sido integral debido a que quería conservar la esencia de esta casa tan impresionante. Las puertas y las columnas quería que prevalecieran y por ello se ha rodeado de un equipo que lo hiciera posible.

Aunque la vivienda ha sufrido algunos cambios de los que, a buen seguro, nos hará partícipes, según ha podido saber SEMANA, tenía cuatro habitaciones, cuatro baños, varios salones, una sala de estar acristalada y una piscina que la doctora estética quería modificar. Su negocio estético le funciona de maravilla y vuelve a hacerse patente con la casa que adquirido en la capital, una vivienda que estará habitada muy pronto y que podremos ver en el universo 2.0.

Carla Barber nueva casa
© Redes sociales.