Un anuncio de un portal online ofrece la cabeza del toro que mató al padre de Kiko, Fran y Cayetano Rivera. «Totalmente original y demostrable con documentos notariales», destaca la reseña.


Hay noticias que resultan surrealistas o, como poco, difíciles de creer. Es el caso del reciente suceso que se suma a la larga lista de novedades en torno a Paquirri, que vuelve a ocupar todos los titulares 36 años después de su muerte. Cuando creíamos que ya habíamos escuchado de todo a raíz de los enfrentamientos entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera, resulta que aún hay más. Un comprador anónimo ha puesto a la venta la cabeza de ‘Avispado’, el toro que mató al torero en la plaza de toros de Pozoblanco el fatídico 26 de septiembre de 1984.

La cabeza de Avispado, a la venta «con documentos demostrables»

«Se vende la cabeza del toro que mató a Paquirri, (AVISPADO)«, reza el anuncio que ofrece la reliquia disecada del animal en una conocida plataforma de venta online. La reseña, publicada por un anunciante del municipio sevillano de Gelves, detalla que se trata de un objeto «totalmente original y demostrable con documentos notariales. Abierto a posible cambio». El precio de venta: 30.000 euros.

milanuncios
Uno de los ritos más ancestrales de la tradición taurina estipula que, tras la muerte de un torero como consecuencia de una cornada, se sacrifica al animal y a toda su reata o casta. El ganadero responsable del astado debe sacrificar a la madre del animal y toda su familia. De este modo, el toro ‘paga’ la vida de la persona fallecida con la muerte de todo su linaje. Se trata de una práctica frecuente en el mundo de la tauromaquia, lleno de supersticiones. Y, aunque la venta de Avispado suene a hecho extraordinario, lo cierto es que dentro del sector taurino no es algo tan extraño. En el caso de ‘Lorenzo’, el toro que mató a Víctor Barrios, tanto el animal como la vaca madre fueron sacrificada por los responsables de la ganadería.
Gtres

El pasado fin de semana se conocía un nuevo secreto sobre la vida de Paquirri. La tercera entrega del programa ‘Cantora, la herencia envenenada’ (Telecinco), desvelaba el contenido de una cinta en la que la artista se pronuncia sobre Paquirri y que habría supuesto un punto de inflexión en su matrimonio con la tonadillera. La persona encargada de sacar a la luz la grabación era Antonio Escámez, el hijo de uno de los albaceas encargados del testamento de Paquirri. «La cinta la tengo yo, pero no la voy a sacar… Estaba Isabel hablando mal de Paco. Lo que yo oí era que se está quejando de la forma de ser de Paco. Ella decía que no se podía imaginar que Paco fuera así. Algo había ocurrido», señalaba. Escámez confesaba que, debido a las «desavenencias» de la pareja, estaba seguro de que su matrimonio con la cantante hubiera durado poco de seguir con vida el matador.

Las declaraciones de Teresa Rivera, hermana de Paquirri, sobre su matrimonio con Isabel Pantoja

Teresa Rivera, hermana del torero, también ha hablado de los problemas de pareja entre el diestro y la cantante. «Mi hermano se quería separar de Isabel Pantoja. No me contó lo que sucedió. Paco se iba a separar de Isabel cuando volviera de América. Sería por la convivencia, la familia o algo que vería», decía en el especial de Telecinco.

© Montaje SEMANA

Que Paquirri vuelva a estar de actualidad mucho tiene que ver con las recientes declaraciones de Kiko Rivera. El DJ ha confesado ante las cámaras de televisión que, el pasado 2 de agosto, descubrió en Cantora las pertenencias de su padre en una habitación secreta de la finca de la que es copropietario junto a su progenitora. El músico no ha desvelado qué vio exactamente, pero sí ha contado que a raíz de su descubrimiento tuvo una fuerte discusión con su madre, y que lo que había en el interior de la estancia lo dejó «en shock». Tanto, que lo primero que pensó al entrar en el cuarto de recuerdos de Paquirri fue llamar a sus hermanos Fran y Cayetano para ponerlos en aviso de lo sucedido.

Ahora que la cabeza de Avispado está a la venta, los herederos de Paquirri no tardarán en pronunciarse sobre este hecho, que removerá aún más las aguas en el seno de las familias Rivera y Pantoja, pendientes más que nunca del legado del mítico torero gaditano.