La historia de amor de Boris Izaguirre y su marido, Rubén Nogueira

Desvelamos la historia de amor que existe ente el escritor venezolano Boris Izaguirre y su marido, el escaparatista Rubén Nogueira.

Desde hace más de dos décadas Boris Izaguirre es uno de los rostros más conocidos de nuestro país. El venezolano ha conseguido ganarse el respeto del público a base de una carrera repleta de contrastes que ha ido desde copresentar ‘Crónicas Marcianas’ a ser finalista del Premio Planeta.

Boris Izaguirre

 

Una vida marcada por el éxito en la que siempre ha estado acompañado de un hombre que ha permanecido en la sombra: su marido Rubén Nogueira. «Para ti es muy importante ser famoso y lo vas a conseguir, pero a mí no me pongas nunca ni al lado ni al frente«, contaba el escritor durante una entrevista que Bertín Osborne le hizo en abril de 2017. Palabras que reflejan el perfil bajo que el escaparatista ha intentado mantener pese a la fama de su esposo.

La pareja se conoció en Santiago de Compostela el 14 de junio de 1992, meses después de que Boris llegase a España. Con 27 años de edad, Izaguirre dejó su Venezuela natal en busca de un futuro mejor. Decisión que tomó pese a que en Caracas tenía un trabajo bien remunerado dedicado a escribir guiones de telenovelas. «Una amiga de mi madre me dijo que si me quedaba en mi país sería un ‘marico’ más, pero que si me iba a Europa me convertiría en un gran homosexual«, ha contado el polifacético presentador en varias ocasiones.

Leer más: Boris Izaguirre ya tiene programa para volver a la tele 

En la capital gallega Boris Izaguirre encontró trabajo y allí conoció al que después fue su marido, con el que contrajo matrimonio en el año 2006. Años después de su aterrizaje en España, el escritor comenzó a sentirse un tanto atrapado en Santiago. Motivo por el que decidió, junto a Rubén, mudarse a Madrid. ‘Crónicas Marcianas’ fue trampolín mediático definitivo para el venezolano, espacio que consiguió romper los marcadores de audiencia. Todo lo que salía en el formato dirigido por Javier Sardá se trasformaba en éxito, labor en la que el venezolano tuvo mucho que ver. El desparpajo, el atrevimiento y la naturalidad con la que Boris Izaguirre realizaba su trabajo le convirtió en todo un referente ‘LGTBI’ a comienzos de los 2000, una presencia mediática que contrastaba de forma radical con la forma de ser de su pareja.

«Mi único amor ha sido mi marido, Rubén», dice el presentador en el cebo de ‘Volverte a ver’ -programa que se emite este viernes-, donde Boris Izaguirre será sorprendido por una de las personas de su pasado. Ante la incógnita de si su esposo será, o no, la gran sorpresa de la noche, el escaparatista parece sentirse muy cómodo a la sombra mediática de su marido. Posición que a Boris parece haberle venido muy bien a lo largo de su carrera mediática, ya que le otorgaba ese sosiego del que, en ocasiones, parecía carecer.