La colaboradora de 'Sálvame' ya envía sus velas a sus amigas 'influencers', una estrategia de marketing que ha copiado de ellas mismas.


Belén Esteban no está viviendo su mejor momento después de la muerte de Fran Álvarez. La colaboradora de televisión ha preferido no pronunciarse al respecto, por lo menos por el momento. Y es que desde que se conociera la muerte de su exmarido, la de Paracuellos del Jarama ha optado por no hablar y tampoco ha aparecido en el plató de ‘Sálvame’.

Mientras se recupera del duro golpe, su negocio con la línea de decoración sigue viento en popa, tal y como publicó SEMANA tras hablar con el social manager de la colaboradora: «Las primeras ventas nos han sorprendido muchísimo por lo peculiares que han sido: a gente que por una lado son fans de Belén Esteban, y por otro lado, gente de galerías de arte, de tiendas de decoración de lujo y sobre todo, pedidos provenientes de París», explicaba Marc Florensa.