Belén Esteban celebra este 22 de junio su segundo aniversario de bodas con Miguel Marcos, sin embargo, no está todo lo feliz que querría.


Para Belén Esteban el día 22 de junio es una fecha muy especial. Justo este martes se cumplen dos años desde que ella y Miguel Marcos contrajeran matrimonio en Alcalá de Henares, un romántico ‘sí, quiero’ que ni ella ni su círculo más cercano podrá olvidar jamás. De hecho, la colaboradora de televisión cada vez que ha hecho balance de su gran día, ha insistido en que volvería a repetir cada segundo. Tanto es así que la pareja ya tiene planeada de nuevo su boda, eso sí, esta vez la ceremonia será religiosa, en concreto, tendrá lugar en la iglesia de San Vicente Mártir, situada en Paracuellos del Jarama. Deseosos porque llegue su enlace, lo cierto es que este aniversario se ve empañado por el delicado estado de salud de Mila Ximénez, quien permanece en casa junto a sus familiares más cercanos. Está muy débil tras su último ingreso y el rostro de aquellos que más la quieren no hace otra cosa que disparar la preocupación.

Gtres

Justo el día en el que la casa de Mila se convirtió en el epicentro de la prensa, Belén Esteban aseguró en ‘Sálvame’ que no tenía un buen día. Se mostró triste, al igual que otros compañeros que han peleado junto a Mila en su batalla contra el cáncer. Cabe recordar que cuando Mila desveló hace un año la enfermedad a la que se enfrentaba, Belén aseguró que la noticia suponía «un gran palo para todos». «Hay que seguir para adelante», dijo la de San Blas, tratando de empujar el ánimo de su gran amiga. Ahora ella, sus compañeros de programa y ella permanecen muy pendientes de cómo se encuentra Mila, una de las invitadas, por cierto, a su boda hace dos años con Miguel. Del brazo de su hermano Manolo y con un look creado para ella por Ágatha Ruiz de la Prada, Mila acaparó todas las miradas en los minutos previos a la boda de Belén.

Nadie imaginaba que dos años más tarde estarían en este punto. Mila Ximénez en su momento más duro y Belén Esteban recordando su gran día, pero con una gran preocupación por Mila. En sus redes sociales puede que se tome un respiro y aproveche para gritar al mundo todo lo que quiere a Miguel, su apoyo incondicional, en el que es el gran día de la pareja. Será una vez termine la pandemia y no exista crisis sanitaria, cuando el matrimonio pase por el altar, aunque esta vez por la iglesia, un paso que a Miguel le hace muchísima ilusión. «¡Que me voy a casar otra vez por la iglesia! Me iba a casar en junio. Tiene más ganas mi marido que yo, porque yo estoy casada. Pero como él es de Paracuellos le hace ilusión casarse en su pueblo», dijo hace algunos días.

© Gtres.

Fue hace tan solo hace unas semanas cuando Mila fue vista de la mano de Belén Esteban llegando a la clínica de La Luz, donde ella ha recibido el tratamiento para vencer el cáncer. Llegaron del brazo, demostrando que, pasara lo que pasara, ella siempre sería para Mila un brazo en el que apoyarse, más aún si se tiene en cuenta la batalla con la que tiene que lidiar.