Belén Esteban cierra otro importante detalle de su mediática boda con Miguel Marcos: las invitaciones

Belén Esteban anuncia que va a empezar a repartir las invitaciones de boda entre sus compañeros de programa. ¿Quién estará invitado y quién no?

290 son las personas que tendrán el privilegio de acudir a la boda de Belén Esteban y Miguel Marcos, el próximo 22 de junio en la Finca La Vega del Henares, en Álcala de Henares, muy próxima a su actual vivienda en Paracuellos del Jarama. La colaboradora está terminando de perfilar detalles y está a punto de dar un gran paso: entregar las invitaciones a sus compañeros de programa.

El último retoque estético de Belén Esteban antes de su boda

Así protege Belén Esteban a Jorge Javier Vázquez en su recuperación

El duro recado de Belén Esteban a Rocito sobre sus hijos

Este pasado lunes, la de San Blas ha anunciado en el programa de Telecinco en el que trabaja que va a comenzar a repartir las invitaciones a los agraciados. Y es que no todos podrán acudir a una de las bodas del año en clave corazón, solo unos pocos. Todo apunta a que Terelu Campos, Kiko Hernández, Mila Ximénez o María Patiño tendrán un sitio asegurado en el banquete. Quien seguro no estará será Kiko Matamoros, con quien Esteban se las ha tenido tiesas últimamente.

Belén ha pensado que es mejor darlas en riguroso directo con la firme intención de evitar que se filtren a la prensa, aunque esto implique que los miembros de su familia no sean los primeros en recibirlas. Por ello, ha querido pedir perdón ante las cámaras. Además, está «encantada de la vida» porque las invitaciones «son muy originales» y las ha diseñado Joaquín Torres. Lo que todavía se desconoce es cómo será el vestido y quién lo va a confeccionar.

La cuenta atrás enfila su último tramo y Belén Esteban no puede estar más ilusionada de sellar su amor con el hombre que le ha hecho recuperar la ilusión. Su boda cae en sábado e incluso es muy probable que la princesa del pueblo solicite formalmente a ‘La Fabrica de la Tele’ que, ese sábado, el programa nocturno en el que colabora se grabe por la mañana para que sus compañeros puedan asistir sin problema alguno a la ceremonia y posterior celebración.