La pareja está confinada en casa en compañía de la hija de la actriz, Daniella, y estos son los planes que están haciendo para superar estos momentos delicados de cuarentena.


Paula Echevarría y Miguel Torres están pasando como pueden la crisis del coronavirus. Como ha impuesto el Gobierno, la pareja está confinada en la casa que la actriz tiene en Madrid junto a la hija de esta, Daniella. Estamos ya en el cuarto día de cuarentena, pero lo cierto es que quedan todavía muchos días para volver a la normalidad, y a todos se nos ocurren mil cosas para hacer más amenos estos delicados momentos.

No iba a ser manos para la actriz, que está aprovechando estos días para pasar tiempo con su hija. «Aprovechando cada segundo ❤ #YoMeQuedoEnCasa #stopcoronavirus #MamiYDani«, escribía desde la cama junto a Daniella mientras disfrutan de un momento divertido entre madre hija.

No hay duda de que son tiempos para tener calma y el sentido del humor ayuda (y mucho) para llevarlo de la mejor manera. Paula Echevarría ha querido pasar un ratito de diversión con algunos filtros de divertidas aplicaciones de móvil. Incluso se atreve a bromear con uno en el que aparece con una mascarilla ficticia.

Además, está aprovechando las horas para hablar con sus amigos y familiares, a los que no puede ir a visitar a su casa ni tampoco quedar con ellos en bares o restaurantes, como hacía ella antes de que llegara el coronavirus a nuestro país. Las videollamadas se han vuelto en estos días en la herramienta más habitual para no perder el contacto con los nuestros.

Paula Echevarría

Los únicos motivos por los que sí podemos salir de casa son para ir a comprar medicamentos a las farmacias, pasear al perro, cuidar a personas mayores o con discapacidad y para acudir a los supermercados para hacernos con los productos de primera necesidad.

Esto es algo que ya ha hecho Paula Echevarría, que salió hace unos días de su domicilio para comprar comida. Lo hacía con ropa cómoda y con una gorra para evitar ser vista por los más curiosos por la calle (aunque sean pocos). La actriz hizo un parón en su encierro para ir al super y hacerse con un cargamento de naranjas.

Paula, que entraba en el establecimiento con el rostro visiblemente preocupado y serio por la situación que estamos viviendo en la actualidad, salía de la tienda con dos bolsas de naranjas y otra bolsa con más artículos para hacer más ameno el encierro en casa. Hay que pasar el menor tiempo posible fuera de casa y en caso de verse obligados a salir para comprar provisiones, hacerlo cumpliendo con las medidas de seguridad que ha impuesto el Gobierno para evitar que se propague esta epidemia: mascarillas, uso de guantes e incluso, respetar una distancia de seguridad entre nosotros.

La actriz está dejando constancia en las redes sociales, donde cuenta ya con más de tres millones de seguidores, de lo que está haciendo durante estos días de confinamiento en casa.