SEMANA ha entrevistado al violinista más internacional, Ara Malikian, que acaba de estrenar single y un documental ganador de un premio Goya


Ara Malikian podría considerarse uno de los violinistas más internacionales del planeta. Con tan solo doce años, este arista de origen libanés y ascendencia armenia, ha conquistado el mundo gracias a su portentoso talento. SEMANA ha tenido la oportunidad de hablar con Ara para que nos cuente cómo lleva el confinamiento y cómo le ha cambiado la vida en estos dos meses. El violinista acaba de estrenar dos nuevos proyectos con los que está arrasando. El primero de ellos, es una colaboración en el nuevo single de Beatriz luengo y el grupo Orishas, `Amame como soy´, con el que está cosechando grandes éxitos. Y el segundo, es el estreno en todas las plataformas digitales de un documental sobre su vida, ganador de un Goya, ` Ara Malikian: una vida entre las cuerdas´, dirigido por su mujer Nata. Con optimismo y lleno de energía cara al futuro que se acerca, el músico nos confesó estar sacando la parte positiva de esta cuarentena.

“Hay que sacar también las cosas buenas y hacer un aprendizaje positivo de todo lo que estamos pasando. Nos estamos dando cuenta de lo importante que es estar con la familia y dejar el consumismo. Uno se da cuenta de que no necesita muchas cosas para vivir”, nos explicaba Ara Malikian al principio de nuestra entrevista.

Cuentas en tus redes que llevas desde el 8 de marzo tocando el violín en tu baño.
La verdad es que cada vez que empiezo a tocar en casa me mandan al baño (se ríe). Es el único sitio apartado de la casa donde puedo tocar a mi bola, porque si no… Se ha convertido en mi estudio.

¿Cómo estás llevando el confinamiento?
Lo llevamos como todo el mundo. Menos mal que en casa estamos todos sanos y con salud, que de momento, es lo más importante. Pero por supuesto, estamos preocupados por todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor, por todas las personas que han fallecido y por  las personas que lo están pasando mal. También, como artista, estoy preocupado por los de nuestra profesión, porque los conciertos y las giras serán lo último que se va a recuperar.