Hay veces que un amor, pequeño o grande, se puede convertir en una cadena perpetua. Rocío Carrasco siempre tendrá que arrastrar la sombra de Antonio David y su prima Rosario Mohedano la de Antonio Tejado.

Antonio Tejado no ha dejado nunca de hablar, sobre todo mal, de Rosario Mohedano y de Rosa Benito.

¿Qué hubiera sido de Antonio Tejado si no se hubiera cruzado en su camino Rosario Mohedano? Igual, al ser sobrino de María del Monte, hubiera podido crear de otra manera el personaje mediático que es hoy, pero, como no tengo la capacidad de inventarme vidas que no son, tengo que apañar este artículo con los mimbres de los que dispongo.

Antonio Tejado lleva ya mucho tiempo en televisión rajando lo suyo y la pregunta que queda en el aire es: ¿hasta cuando? Las audiencias televisivas empiezan a dar síntomas de un cierto agotamiento respecto a ciertos culebrones que en ocasiones parecen prefabricados. Y ciertos programas que nacían con vocación de ser mayoritarios no logran en ocasiones superar el 10% de share.

María del Monte ha desaprobado en alguna ocasión comportamientos de su sobrino.

El sobrino de María del Monte, que es campechano, tiene desparpajo y seguramente será muy gracioso para una noche de copas, roneos y chistes, se quedaría casi al desnudo sin la percha de los Mohedano. Vamos, que lo tendría más difícil para que le contrataran.

No es un caso único. Son muchos los personajes que perviven gracias a haber tenido una relación sentimental con alguien famoso, en muchos casos notorio por pertenecer a una saga familiar o por haber participado en un ‘reality’. Por el contrario, son pocos los ex de grandes estrellas que tengan interés mediático alguno, lo cual quiere decir mucho más de lo que yo estoy dispuesto a escribir aquí.

Rosario Mohedano ha sido objeto de ataques muy duros por parte de su ex. También su madre, Rosa Benito.

Antonio Tejado no es ni experto en política, ni en macroeconomía ni en nada y, sin embargo, ahí está. Que dirá él que qué culpa tiene que le llamen y razón no le falta. Y si la audiencia le respalda pues seguirá, ahora que no puedo compartir su manera de entender la vida y mucho menos de cómo comportarse con alguien a quien alguna vez quisiste y con quien fuiste padre.

El silencio siempre es mucho más elegante, aunque tengas razón en lo que puedas decir…